Periodistas en Pekín usarán versión censurada de internet

ETIQUETAS

PEKÍN (AFP) - Como los 253 millones de internautas chinos, los periodistas extranjeros, acreditados para los Juegos Olímpicos de Pekín, sólo tendrán acceso a una versión censurada de internet, contrariamente a lo prometido por las autoridades.

Esta decisión, confirmada el miércoles a tan sólo diez días del acontecimiento (8-24 de agosto), ha desencadenado la polémica.

Periodistas y responsables olímpicos se han indignado de que no se mantenga el compromiso de suavizar el control de la red durante los Juegos.

Páginas como la del movimiento espiritual Falungong, prohibido en China, y otras webs no precisadas, seguirán bajo llave para los más de 5.000 periodistas que trabajarán en el principal centro de prensa de los JO en Pekín (MPC, Main press center), indicó a la AFP el portavoz del comité de organización, Sun Weide.

Desde el MPC, la AFP pudo constatar la imposibilidad de acceder a páginas disidentes, protibetanas o de organizaciones de defensa de los derechos humanos, como Amnistía Internacional o Reporteros sin Fronteras.

En una entrevista exclusiva con la AFP hace dos semanas, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, alabó las facilidades y la libertad acordada a la prensa extranjera.

"Por primera vez, los medios extranjeros podrán hacer reportajes sin barreras, y transmitirlos libremente en China. No habrá censura en internet", había asegurado.

Pero Sun Weide lanzó un jarro de agua fría afirmando el miércoles que la promesa de las autoridades era sólo de autorizar "suficiente" acceso a internet para trabajar, pero no un acceso ilimitado.

"Nuestra promesa era que los periodistas podrían utilizar internet para hacer su trabajo durante los JO. Y les hemos dado suficiente acceso", insistió.

La restricción ha sido objeto de denuncia por los representantes de los periodistas extranjeros con base en Pekín.

"Los periodistas deberían tener el mismo acceso a internet que en las olimpiadas precedentes", estimó Jonathan Watts, presidente de la Asociación de la prensa extranjera en Pekín (FCC).

Por su parte, el presidente del Comité olímpico australiano, John Coates, también miembro del COI, se mostró muy contrariado, estimando que China daba marcha atrás en una promesa olímpica "clave".

"Es muy decepcionante, creo que esta cuestión será tomada muy en serio por el COI", indicó en una conferencia de prensa organizada precisamente en el MPC.

Pero se mostró escéptico sobre el poder de la organización olímpica de hacer cambiar de idea a las autoridades chinas.

"No sé lo que (los responsables del COI) podrán hacer", declaró.

El martes, un portavoz del ministro chino de Relaciones Exteriores ya había precisado que las páginas relacionadas con el Falungong serían inaccesibles desde el MPC.

En China, a pesar de la censura política, internet está considerablemente desarrollado, con alrededor de 253 millones de internautas, según las últimas cifras. Lo que sitúa al gigante asiático en primer lugar en cuanto a número de internautas por delante de Estados Unidos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes