Quieren edificios altos pero antisísmicos

San Salvador (AFP). Con la necesidad de generalizar la construcción vertical que logre vencer la alta sismicidad y la creciente huella horizontal de edificios y viviendas en las ciudades de El Salvador, los profesionales del sector iniciaron, ayer martes, la octava Bienal de Arquitectura y Urbanismo.

"Nosotros creemos que San Salvador ha sido siempre una huella horizontal, con edificios de un piso, casas de un nivel y eso va creciendo la capital en el mapa. Es muy grande horizontalmente y creemos que ha llegado el momento de crecer verticalmente", aseguró a la AFP el presidente del Colegio de Arquitectos, Juan José Rodríguez.

El escaso territorio de 20,742 km2 que posee El Salvador y la alta densidad poblacional de 279 habitantes por km2 es el principal factor que motiva al gremio de arquitectos a poner en el centro del debate la necesidad de estimular la construcción vertical, tanto en la vivienda de lujo como en la de "interés social".

"Tenemos que volver a lo que el IVU (Instituto de Vivienda Urbana) hacía hace cuarenta años, pero de manera técnica, desarrollada estructuralmente y que nos permita usar el poco espacio que tenemos", aseguró Rodríguez.

La construcción vertical se detuvo en El Salvador desde el fuerte terremoto que destruyó la capital el 10 de octubre de 1986.

Por estar ubicado en el llamado "cinturón de fuego" del Pacífico y por las decenas de fallas que surcan el territorio generando sismicidad, El Salvador es llamado "el valle de las hamacas".

Los arquitectos salvadoreños sostienen que en el presente los peligros de la sismicidad pueden ser vencidos con una estructura anclada en un fondo de roca, con paredes que absorben los movimientos horizontales y un sistema de columnas que sirve para los movimientos verticales.

"Si un edificio está bien diseñado, tenga la seguridad que no le va a pasar nada en un sismo, porque lógicamente todo tiene cierta flexibilidad", subrayó Rodríguez.

Como ejemplo de consistencia y flexibilidad en construcción, el presidente del colegio de arquitectos salvadoreño presentó la Torre Latinoamericana en México.

En cuanto a diseños, según el presidente del Colegio de Arquitectos, El Salvador se ha "retirado" de la arquitectura española "de techos de tejas y fachadas de arcos" y en el presente se ofrecen viviendas de estilos contemporáneos que cuidan el medio ambiente con sistemas de energía solar, entre otros aspectos.

"Vamos adaptándonos a las nuevas exigencias de los nuevos tiempos y de las nuevas crisis con una arquitectura segura y que se encamine por la línea correcta", comentó Rodríguez.

La octava bienal de arquitectos salvadoreños -que concluirá el próximo viernes- se realiza cada dos años con el propósito de mostrar el trabajo desarrollado en el país y conocer la evolución del sector en otros países.

Entre los ponentes para la presente bienal figura el arquitecto costarricense Abel Salazar, quien disertará sobre "Desarrollo urbano, ambiente y vulnerabilidad".

Como invitados especiales, asisten los presidentes de los colegios de arquitectos de Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

También está previsto revisar el desarrollo del centro histórico de San Salvador, en el que participarán instituciones de gobierno, alcaldía y urbanistas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes