Redes sociales en la mira en EEUU tras flashmobs y disturbios

LOS ÁNGELES ( AFP). La policía de Los Angeles acusa a un rapero por un tweet que generó un inmanejable aluvión de llamadas a sus números de emergencia y el metro de San Francisco corta la señal de los celulares: las autoridades en EEUU intentan lidiar con el amorfo poder de las redes sociales.

Un rapero conocido como " The Game" supuestamente dijo el sábado a sus 582,000 seguidores en Twitter que telefonearan a determinada estación de policía de Los Angeles para hacer prácticas de rap, lo que provocó cientos de llamadas a los números de emergencia durante tres horas.

La policía realiza una investigación y anunció que pedirá a la fiscalía que impute al músico de 31 años por obstruir el trabajo de los oficiales.

" No sabemos cuánta gente necesitaba ayuda y no pudo comunicarse porque las líneas estaban saturadas" por culpa de este "flashmob telefónico", dijo el capitán Mike Parker, de la comisaría del condado de Los Angeles.

Un caso similar ocurrió a fines de julio, cuando un tweet de un popular DJ conocido como Kaskade propuso a sus 100,000 seguidores asistir a la premiere de un filme en Hollywood sobre una fiesta de música electrónica. Cientos de personas respondieron al llamado y los disturbios derivaron en dos arrestos.

Y en San Francisco, las autoridades decidieron la semana pasada cortar la señal de los celulares en uno de sus sistema de metro, conocido como BART, para evitar que se propagara una protesta que estaba organizándose a través de las redes sociales.

El metro reconoció en un comunicado que había " interrumpido temporalmente el servicio (telefónico) en algunas estaciones, como una de las varias tácticas para garantizar la seguridad" del público.

Esta medida causó la ira de Anonymous, un conocido grupo de piratas informáticos que militan por la libertad de expresión en internet, y el metro vio su página web " hackeada" durante varias horas el domingo como represalia al corte de la señal.

La frontera en estos casos entre la libertad de expresión y el control de las autoridades podrá parecer difusa pero es "navegable", según La Fundación Frontera Electrónica (EFF), un organismo de defensa de las libertades en internet.

" Una página de Twitter es visible al público y la policía lógicamente tiene la autoridad para vigilarla a fin de detectar crímenes", dijo a AFP Hanni Fakhoury, abogado de EFF, citando el caso del rapero y la condena el miércoles de dos jóvenes en Gran Bretaña por incitar a actos de violencia en Facebook.

Pero " que la policía pueda 'controlar' las redes sociales es diferente", aclaró. El apagón telefónico del metro de San Francisco es ejemplo de ello: " No creemos que la policía tenga derecho de limitar cómo se comunica la gente o cuándo y dónde puede hacerlo", dijo Fakhoury.

No obstante, para la criminóloga Casey Jordan esto está más allá de lo que podía haber previsto la Constitución. " Las cosas son diferentes hoy en día y el hecho de que las redes sociales pueden derivar en acciones criminales está quedando en evidencia en los últimos meses", dijo el miércoles a CNN.

De acuerdo con Shelly Palmer, columnista especializado en tecnología, el problema que plantean estos casos a las autoridades es que las masas de internet no tienen un líder, por lo que no hay manera de descabezar sus iniciativas.

Las redes sociales " son grupos amorfos, que existen en torno a una idea, para luego desmantelarse y volver a tomar alguna otra forma", escribe Palmer, columnista de un programa sobre tecnología en NBC Universal, en una nota en su blog.

La manera de controlar estas masas, según la criminóloga Jordan, sería a través de una serie de demandas y acusaciones criminales que desalienten tal tipo de comentarios en las redes sociales, pero el columnista se pregunta cómo harán las autoridades para controlar un problema del siglo XXI tomando medidas del siglo XX.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes