Supercomputadora de IBM con división propia

IBM anunció el jueves que invertirá más de 1.000 millones de dólares en su supercomputadora Watson para crear su propia división mercantil y una nueva sede en el corazón de Nueva York.

La empresa de computación con sede en Armonk, en el estado de Nueva York, dijo que la nueva unidad de la firma estará dedicada al desarrollo y comercialización del proyecto.

En los años desde la primera aparición de Watson en televisión, IBM ha desarrollado ese sistema de computación con objetivos más prácticos y lo convirtió en un servicio. Su masiva capacidad analítica es usada ahora en industrias que van desde la atención médica a la banca.

IBM sostiene que Watson es único porque no está programado como los computadores tradicionales. En lugar de ello, aprende de experiencias pasadas y considera esa información en sus futuras operaciones.

La directora general de IBM Ginni Rometty dijo que debido a ello, Watson está construido para un mundo en el que la información masiva está transformando cada industria y cada profesión.

"Watson es algo más que encontrar la aguja en un pajar", dijo Rometty en unos comentarios difundidos antes de la presentación del jueves por parte de la empresa. "Comprende el pajar. Comprende el contexto".

Como parte de su inversión, IBM construye una nueva sede para ese negocio en Manhattan, cerca de la Universidad de Nueva York y otras empresas de alta tecnología. Unos 100 millones irán destinados a invertir en empresas incipientes que modelan sus operaciones para que sean regentadas a través de Watson.

A la postre el negocio, que comenzó con un equipo de 27 personas, empleará unas 2.000, incluyendo varios centenares en la nueva sede.

Michael Rhodin, un veterano ejecutivo de IBM designado para encabezar el nuevo negocio, dijo que la medida es el comienzo de una nueva era para IBM y la nueva sede tiene como fin apartarse del actual centro de investigación y desarrollo situado a unos 64 kilómetros (40 millas) al norte de Nueva York, en Yorktown Heights.

El edificio destacará además del resto del vecindario, que contiene algunas de las edificaciones más antiguas de Nueva York.

"La generación del milenio lo comprende, sabe lo que es esto", dijo Rhodin en una entrevista realizada antes del anuncio. "Es una separación. Es una declaración por nuestra parte".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes