Taser reconoce riesgo cardiaco "mínimo" en arma eléctrica

WASHINGTON ( AFP). La fabricante estadounidense Taser International reconoció por primera vez que la descarga eléctrica de sus controvertidas armas paralizantes podía provocar un riesgo cardiaco " mínimo", y aconsejó a los policías no apuntar al tórax.

En una guía publicada a mediados de octubre para los usuarios, Taser indica que es preferible " cuando es posible, evitar los disparos sobre el pecho, lo que evita la controversia de saber si un disparo de arma eléctrica incide o no en el corazón".

Cuando la descarga tiene un efecto sobre el corazón, " las investigaciones concluyeron que la distancia que separa el corazón del dardo del arma es el primer factor que lo explica", indica el fabricante en su guía, que utiliza un lenguaje muy técnico.

De todas formas, los accidentes cardiovasculares son una de las primeras causas de muerte en Estados Unidos, y " este tipo de decesos ocurre también en una cancha de golf", acotó el fabricante.

La Taser permite neutralizar a un sospechoso liberando una descarga que provoca una parálisis neuromuscular. Esta arma, usada por 14,200 grupos de fuerzas del orden en el mundo -de los cuales al menos 12,000 en Norteamérica- es presentada como una alternativa menos peligrosa que las de fuego.

Según Amnesty international, entre 2001 y diciembre de 2008, 351 personas murieron tras sufrir una descarga de Taser.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes