WikiLeaks también representa una advertencia a las empresas

SAN FRANCISCO (AP). La revelación de comunicaciones gubernamentales secretas que está haciendo WikiLeaks debería servir de advertencia a las empresas más grandes del mundo de que pueden ser las próximas en ver ventiladas sus indiscreciones.

Expertos en computación han advertido durante años la amenaza que plantean los trabajadores disgustados y las políticas de seguridad vulnerables que dan demasiado acceso a datos confidenciales. Y no hay nada en la difusión de documentos diplomáticos estadounidenses que sugieran que el grupo no pueda _o no quiera_ usar los mismos métodos para revelar los secretos de corporaciones poderosas.

En momentos en que WikiLeaks dice tener documentos incriminatorios de un banco estadounidense importante, posiblemente Bank of America, urge reforzar la seguridad de la información en las corporaciones y reconocer los límites de éstas frente a un trabajador decidido.

Corren riesgo los secretos de las compañías, correos electrónicos, documentos, bases de datos y sitios electrónicos internos que consideran vedados al mundo exterior. Las compañías llevan registros de toda decisión que toman, ya sea el lanzamiento de productos nuevos, la búsqueda de adquisiciones, la oposición a leyes, la intención de perjudicar a los rivales o permitir que los ejecutivos vendan acciones.

Pese a que tecnológicamente es fácil limitar en cada compañía quién deberá tener acceso a determinado tipo de información, muchas organizaciones dejan ese acceso demasiado abierto. Y pese a la mejor de las intenciones, los errores son inevitables a medida que las redes se tornan más complicadas con reorganizaciones y adquisiciones.

Y aun cuando la seguridad tecnológica sea eficaz, no puede detener a alguien que tenga acceso legítimo si se torna rebelde.

Con el acceso correcto, un portamemoria y un deseo de venganza, alguien puede obtener y revelar secretos.

Hay empleados que se tornan contra sus organizaciones a cada instante: por egocentrismo, para exponer hipocresía, para vengarse o sencillamente por codicia.

Un ex analista de la prestamista hipotecaria Countrywide Financial Corp., ahora propiedad del Bank of America, está imputado de haber descargado datos de hasta 2 millones de clientes a lo largo de dos años, cobrando 500 dólares por cada tanda de 20,000 archivos. La fiscalía dice que el acusado trabajaba secretamente los domingos utilizando una computadora de Countrywide que no tenía resguardos de seguridad y que le permitía cargar información en portamemorias. Otras compañías de préstamos compraron los archivos, incluso números de seguridad social, como pistas para nuevas ventas, según las autoridades.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes