¿Ha comenzado la ciberguerra?; respuestas limitadas en EU

WASHINGTON (AP). Muchas personas dicen que ha comenzado la ciberguerra. Pero si el ataque a sitios de internet en Estados Unidos fue perpetrado por Corea del Norte u otro gobierno extranjero, ¿qué respuestas adecuadas tiene el arsenal estadounidense?

"La respuesta más breve es: 'no muchas'", dijo James Lewis, colaborador del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Analistas de defensa e informática consideraron el jueves que hay muchas probabilidades de que el autor de varios días de ataques no enfrente consecuencia alguna, pese a haber lanzado su ofensiva contra sitios de la Casa Blanca y el Pentágono, así como varios en Corea del Sur.

Ello se debe a que difícilmente la investigación descubrirá quién fue el responsable.

Pero incluso si se determina que otra nación estuvo detrás de los ataques, las respuestas posibles difícilmente se asemejan a las de una guerra: Sanciones comerciales, protestas diplomáticas o una queja ante las Naciones Unidas.

"Uno podría expulsar a un agregado diplomático, retirar a su embajador o echar al de alguien", dijo Lewis. Pero eso no es posible con Corea del Norte, destacó en referencia a uno de los principales sospechosos de los ataques, dado que Pyongyang no tiene embajada en Estados Unidos.

¿Guerra? ¿Acciones militares? Nadie está hablando de ello. Cualquier castigo tendría que ser proporcional al delito, señalan los analistas, y esto no cruza el umbral de un acto bélico.

"No creo que este tipo de ataque amerite el uso de la fuerza", consideró Kristin Lord, experta en seguridad nacional del Center for a New American Security.

"Esto es molesto, un poco vergonzoso, pero no es la gran cosa", añadió Lewis, quien explicó que no se causó un daño grave.

Pero otros piensan que la represalia debe ser tan fuerte como para enviar un mensaje, quizás con una dosis similar por parte de las capacidades secretas de ofensiva informática de las fuerzas militares estadounidenses.

Los funcionarios de Estados Unidos suelen negarse a hablar sobre las defensas o los ataques de este tipo que el país habría aplicado. Pero la represalia podría ir de una intrusión pasiva, como escuchar las comunicaciones de un rival, a un ataque que paralice los defensas de defensa antiaérea de un enemigo, dejándolo vulnerable a un bombardeo.

Un contraataque a la computadora del agresor podría lanzarse, dijo Lewis, pero ello sería sumamente difícil.

"Este es un tema poco claro", opinó Stewart Baker, quien trabajó en seguridad informática en el Departamento de Seguridad Interna. "Pero si uno sabe que los norcoreanos hicieron esto, yo como mínimo pensaría que tenemos el derecho de hacerles lo mismo, para mostrarles que no nos gustó".

Si los ataques causaran daño a alguien, "uno se pondría más serio y comenzaría a pensar y a hablar de esto como un acto de guerra o al menos de violencia auspiciada por un Estado", dijo Michael O'Hanlon, analista de defensa en la Brookings Institution.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes