El gigante informático IBM celebra 100 años de vida

NUEVA YORK (AFP). El gigante estadounidense de la informática IBM, responsable de varias de las revoluciones tecnológicas que ha experimentado el mundo, festeja el jueves 100 años de vida con la misma vitalidad, aunque ya no ejerza el mismo dominio de sus tiempos de esplendor.

Con casi 200.000 millones de dólares de capitalización bursátil, IBM está muy por detrás de Apple, pero se mantiene aún así en el firmamento tecnológico, codo a codo con Microsoft, aunque con muchos más años en su haber.

Esta longevidad se debe a "su talento para poner al alcance de los usuarios lo que necesitan y quieren en materia de procesamiento de la información", indica el experto Thomas Misa, profesor de historia de las tecnologías en la Universidad de Minnesota.

"Es lo que hicieron en los años 30 con sus máquinas con tarjetas perforadas (...) y han hecho lo mismo, básicamente, con el cambio tras 1993 a los servicios informáticos", precisa.

Aunque tiene ancestros que remontan al siglo XIX, IBM nace oficialmente en 1911 a partir de la fusión de tres empresas especializadas respectivamente en la relojería, las balanzas y las herramientas de ayuda al cálculo utilizadas por los organizadores del censo estadounidense.

Tres años más tarde, esta empresa bautizada CTR contrató como director general a Thomas Watson, que permanecerá en el cargo hasta 1956, cuando ceda las riendas a su hijo.

Hasta 1971, Thomas Watson padre e hijo moldean la cultura de lo que a partir de 1924 se llamó International Business Machine, IBM.

El grupo fue objeto de burlas durante mucho tiempo por el conformismo de sus empleados, pero esto no le impidió estar en la vanguardia de la innovación, al punto que reivindica el número más grande de patentes estadounidenses en manos de una empresa.

Además, entre sus empleados se cuentan cinco Premio Nobel de Física.

IBM se desarrolló gracias a su gusto por las "grandes apuestas", analiza Dag Spicer, conservador del Museo de Historia de las Computadoras (Computer history museum) en Mountain View (California, oeste de EEUU).

"Durante la Gran Depresión, Tom Watson continuó fabricando máquinas incluso sin haber mercado", explica Spicer.

Entonces, cuando en 1935 el presidente Franklin Roosevelt creó el organismo de administración de las jubilaciones, "IBM era la única empresa que tenía el equipamiento preparado" para tratar los millones de expedientes surgidos de la noche a la mañana, lo que le garantizó un dominio sin igual en el sector de las tarjetas perforadas, agrega.

Luego, en 1964, "Tom Watson Jr apostó 5.000 millones de dólares, es decir casi la totalidad de la compañía, en un nuevo sistema, el 360, (nuevo modelo de ordenador central) que volvía obsoletos todos los otros productos de IBM", asegurando así la compatibilidad de los programas en toda una familia de computadoras.

"El sistema 360 fue el mayor éxito de todos los tiempos en ordenadores centrales y grabó las letras azules de IBM en el imaginario popular", destaca Spicer.

En cambio, IBM llegó tarde al mercado de los ordenadores personales en los años 80, detrás de Apple, y "rozó la muerte".

La buena salud regresó a partir de la reorganización en torno a las empresas que forman el corazón de IBM, un proceso iniciado en 1993.

En la actualidad, el grupo obtiene su facturación (29.000 millones de dólares en 2010, un récord) de los grandes ordenadores centrales, los centros de almacenamiento y los servicios, sin olvidar las operaciones de prestigio como el ordenador campeón de ajedrez Big Blue en 1997.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes