El iPad podría sembrar confusión en lectores digitales

NUEVA YORK (AP) — Aunque el iPad de Apple probablemente dará impulso a la lectura digital, el nuevo artefacto está socavando un esfuerzo laborioso de la industria editorial por hacer compatibles los textos entre los distintos aparatos.

La diminuta computadora plana develada la semana pasada estará vinculada con la tienda de libros digitales de Apple Inc. cuando salga en venta en unos pocos meses, pero los textos no serán compatibles con el Kindle de Amazon.com Inc. ni con los demás principales competidores.

La creación por parte de Apple de una tercera alternativa presumiblemente frustrará y confundirá a los consumidores si acumulan libros digitales para un artefacto y después intentan leerlos en otro.

El efecto podría equivaler a comprar un nuevo juego de cedés cada vez que uno compra un nuevo estéreo. También podría hacer que el público no compre nuevos lectores digitales si no son compatibles con los libros que ya tiene en su poder.

Esto a su vez podría enfriar el entusiasmo de los consumidores por los libros electrónicos.

Los consumidores "recibirán algunas lecciones potencialmente dolorosas" si tratan de aplicar textos ya en su poder a los nuevos dispositivos, comentó Nick Bogaty, gerente del sector editorial electrónico de Adobe Systems Inc., que suministra el principal sistema de alternativa de lectores digitales.

Antes del debut del iPad, había dos bandos principales en la industria.

Los libros digitales que vende Amazon sólo funcionan en el lector Kindle y mediante programas de Amazon que pueden cargarse gratuitamente en computadoras personales y en algunos teléfonos inteligentes. Todo lo demás, incluso Sony Corp., Barnes & Noble Inc y las bibliotecas públicas, giran en torno del sistema Adobe.

Adobe no vende los textos, pero suministra programas de computación a las librerías y bibliotecas para que puedan vender y prestar libros que puedan abrirse en múltiples dispositivos.

Al igual que la tienda de Kindle, el sistema Adobe utiliza un sistema de protección que impide a los compradores revender los libros o distribuirlos en línea.

Apple no comentó sus planes, pero Adobe dijo que Apple no utiliza su sistema.

Apple ya tiene su propio sistema de protección para iTunes y fácilmente puede extenderlo a los libros digitales.

"No veo que Apple sienta que tenga que presentarse como 'el colaborador'. No es su estilo", comentó el analista James McQuivey, de Forrester Research.

Por lo tanto, Apple parece dispuesto a abrir un tercer bando en la industria del libro electrónico.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes