¿No sabe ruso? No hay problema, hay un app

Randall García y su esposa se trasladaban en autobús en la ciudad de Samara cuando un residente local se quedó mirando a la pareja fijamente y puso su teléfono frente a ellos. La pantalla decía: “¡Buena suerte Costa Rica!”

Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, o Neymar podrían acabar consagrándose como las estrellas de la Copa del Mundo. Pero todos parecen estar de acuerdo: para muchos hinchas, Google Translate ha sido el jugador más valioso para lidiar con la barrera del idioma en ciudades como Samara, donde pocas personas hablan algo que no sea ruso.

“Google Translate ha sido una herramienta fundamental”, dijo García, quien lucía la camiseta roja de la selección costarricense.

“En un país donde la gente hace lo imposible por entenderlo a uno, es clave”, dijo. “Uno pensaba que el idioma iba a ser una barrera, pero no fue así”.

Antes de que cientos de miles de hinchas llegaran a Rusia, muchos de ellos se apresuraron a tomar clases para aprender lo básico del lenguaje antes del puntapié inicial del torneo el 14 de junio.

“Es muy difícil, mi pareja ha estado aprendiendo un poco de ruso, pero aparte de eso, usamos Google Translate,” dijo Ruth Morris, una jubilada de Australia que acude a su tercer Mundial. Estaba vestida con una camiseta amarilla del color de la del equipo nacional, con estampados de canguros. El día que llegó a Moscú con su esposo, entablaron conversación con un grupo de residentes locales en un bar.

“Pudimos comunicarnos y hacer amigos usando una combinación de Google Translate, lenguaje de señas y ¡piba!” añadió su esposo Brian McKinley, usando la palabra rusa para cerveza.

Por estos días, una imagen ha sido repetida miles de veces en ciudades a través de Rusia: una persona escribe o presiona el botón de micrófono y habla en su teléfono. Después, espera a que la otra lo lea o escuche. Acto seguido se ve un asentir de la cabeza, y finalmente, una respuesta.

“En muchos sentidos, Google Translate es extraordinario. Si tu intención es tener una comunicación directa básica, entonces Google Translate te puede servir adecuadamente,” dijo Andrew Cohen, profesor emérito en estudios de segunda lengua en la Universidad de Minnesota.

Cohen usa Google Translate para ayudarlo con el aprendizaje del chino mandarín, su decimotercer lenguaje. Pero dijo que los resultados algunas veces han sido erróneos.

“Hay varias razones para esto: Una de ellas es que Google Translate no tiene un cerebro y no puede manejar efectivamente las connotaciones de los significados de las palabras, ni las variadas colocaciones de palabras con otras palabras”, dijo. También está el tema de lo pragmático ya que no puede interpretar las intenciones de la persona que se está intentado comunicar.

Puede tener “una dificultad considerable traduciendo humor, sarcasmo, sutiles formas de crítica, insultos, disculpas para que funcionen, aun pedidos de una manera que sean apropiadamente mitigadas, en vez de sonar mandón”, dijo.

“Aquí es donde Google Translate todavía tiene bastante trabajo para hacer”.

Translate fue lanzado en 2006 y ha crecido para convertirse en uno de los servicios más populares de Google con más de 500 millones de usuarios mensuales y más de 100.000 millones de palabras traducidas por día, según la compañía. El ruso es uno de los más usados entre más de 100 lenguajes que van desde el afrikáans al yiddish. Puede ser usada en portales de internet, con reconocimiento de voz y como un app en teléfonos móviles, aun sin conexión. Otros usan una de sus opciones para traducir anuncios publicitarios, menús y señales de tránsito.

“El ruso a ninguna palabra nuestra se parece — es el cirílico”, dijo Marilyn Mattos, 30, una hincha colombiana que usaba aretes con los colores amarillo, azul y rojo de la bandera nacional.

“Y con Google Translator pudimos tomar las fotos y seleccionar y hacer la traducción al castellano sin problema”.

También ha ayudado a romper el hielo entre periodistas y jugadores. Durante una conferencia de prensa reciente con Antoine Griezmann en la que solo admitían preguntas en francés, un periodista español colocó su teléfono junto al micrófono y usó Google Translate para hacer una pregunta, causando que el delantero francés sonriera.

Y hasta ha sido usado para dar consejos de seguridad y reducir accidentes. Marat Gurjan, un salvavidas de 15 años que es hincha de Neymar, usa Translate en su trabajo en una playa del río Volga.

“El Mundial es un gran honor”, decía la pantalla de su teléfono en ingles después de haber escrito una oración en ruso. “Para nuestro país, y especialmente para Samara”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes