Telemetro Telemetro Logo

Llega noviembre y con él mucha tradición

Es el mes en el que celebramos las fiestas patrias y se resalta todo lo autóctono, todo gira en torno al rojo, azul y blanco; y nos sentimos más orgullosos que nunca de haber nacido en este pedacito de tierra.

Nos engalanamos con pollera y montuno, y salimos a la calle a disfrutar de los desfiles o nos vamos a descansar con nuestra familia del interior. Yo no tengo familia en el interior, pero me fui al que es mi lugar favorito de Panamá en este momento, Playa Cambutal.

Para llegar a Cambutal, hay que pasar por la que considero la cuna de la tradición folclórica panameña, Las Tablas. No quiero decir que en otros pueblos no haya tradición, sino que en Las Tablas siento que son más celosos con nuestra tradición cultural o talvez solo me falte visitar más poblados.

No hay nada que yo disfrute más que llegar a Las Tablas y escuchar a esa gente alegre con ese jondia’o sabroso con el que hablan en el interior.


Siempre lo primero que hago es estacionarme y pasear por las fondas, este cuerpo latino no se mantiene solo!

Llegue en la noche, después de manejar varias horas, con unas ganas de comerme una hojalda, una torrejita (buñuelo para los chiricanos) y un pedazo de lechona.

Ahí me partieron el corazón, ninguna fonda que visite tenía hojalda, así que hice lo que todo viajero debe hacer: comer donde comen los locales, si el lugar está lleno es bueno!

Esta semana me volví Cliente Frecuente de la Fonda Blasy, las chicas que atienden son un amor y me tuvieron paciencia, para que tengan una idea yo me emociono como niño en una dulcería, le cambio el nombre a todo y nunca sé que pedir (y al final pido de todo...)

Pedí dos torrejitas, una lechona y me puse a echar cuentos con las muchachas, una que no es de ahí me explico que en las tablas las hojaldas son diferentes, ellas aplastan la masa para que no tenga aire y como a muchos no les gusta esa textura no las piden y por eso no hay hojaldas en las fondas.

Llene mi corazón con torrejitas y agarre carretera nuevamente. Cuando volví a la ciudad me entró la nostalgia y las ganas de comer más torrejitas, por suerte siempre paro en el camino para comprar vegetales, frutas frescas y compre un buen par de mazorcas.

El 10 de Noviembre tenía un reto: lograr la torrejita perfecta. Debo decirles que hacerlas de la manera tradicional es muchísimo trabajo, recuerdo a mi abuela moliendo maíz y solo de pensarlo me duele el brazo! Hay que admirar a todas estas mujeres que se dedican a preparar estas delicias cada día.

Yo el único trabajo que pase fue pelar el maíz y la limpiada después... mi recomendación: háganlo en el patio.

Pelé el maíz, lo desgrane con un cuchillo y luego me ayudo mi mejor amigo: el procesador de alimentos. Sí, ya sé que hice “trampa” pero hay que ayudarse con lo que ahora tenemos en la cocina.

El resultado fue divino, unas torrejitas doraditas, crujientes por fuera y tiernitas por dentro.


Ingredientes

  • 4 mazorcas de maíz dulce desgranado (rinde 4 tazas)
  • 1⁄4 de taza de leche
  • 1 huevos batido
  • 4 cucharaditas de harina
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1 cucharadita de sal

Procedimiento

Mezcla todos los ingredientes en un procesador, esto hará que tengan una mejor textura. Puedes escoger si lo quieres chunky (todavía verás uno que otro grano) o más cremoso, depende de tu gusto y la fuerza de tu procesador. 

Coloca aproximadamente 2 tazas de aceite a calentar en una olla para freír. El secreto para que se cocinen uniformemente es que estén totalmente cubiertas por el aceite.

Cuando el aceite este caliente vierte la mezcla a cucharadas en el aceite. Fríe hasta que estén bien doraditas, escúrrelas en un plato con papel absorbente. Ahora a servir de inmediato, ¡Estas delicias se saborean calientitas!


Espero que se animen a hacerlas, lo único complicado es pelar las mazorcas. Vayan a Las Tablas y visiten la Fonda Blasy, les aseguro que comerán delicioso y los tratarán como reyes y reinas.

Ojala fuéramos más como la gente del interior, son muy alegres, amables, respetuosos y cuidan nuestro legado cultural. Creo que debemos aprender mucho de ellos.

¡Qué viva Panamá!

­Alex <3

PERFIL

Estudió Medicina Veterinaria, pero siempre tuvo amor por la cocina. Tiene trayectoria trabajando en el área digital, específicamente en mercadeo y ventas.

Reforzó sus conocimientos culinarios en cursos cortos en la Escuela de Cocina Mise en Place. En octubre de 2014 fue una de las ganadora del concurso Navegando con Cremoso, esto hizo que iniciara su blog AlexsClicks.com, en el que cuenta sus aventuras culinarias.

Persiguiendo su sueño en 2015 fue parte del equipo del restaurante Humo, bajo la tutela de la chef María de Los Ángeles, donde mejoró sus técnicas y aprendió nuevas. En julio, participa en el Concurso de la Revista Punto y Coma y gana.



Nuestra colección de blogs, con los temas que tú quieres leer