Último tren a octavos para Messi

Argentina de Lionel Messi se juega este martes su última carta ante Nigeria sin otra opción que el triunfo y a la espera de una ayuda en Islandia y Croacia para subirse al último tren a octavos de Rusia-2018.

Los primeros cruces en esa instancia del Mundial entre Uruguay-Portugal y España-Rusia quedaron resueltos el lunes en una infartante definición en los duelos de las dos selecciones ibéricas, con el VAR (videoarbitraje) nuevamente como protagonista.

España, que empató 2-2 con Marruecos, finalizó como primera del Grupo B por haber anotado más goles que Portugal (igualó 1-1 con Irán) seis contra cinco, y definirá octavos con Rusia, segundo de la llave A, el domingo en Moscú.

En tanto, Uruguay, como primero del Grupo A, jugará contra Portugal el sábado en Sochi.

Messi deberá enfocarse como pocas veces en este decisivo duelo contra Nigeria en San Petersburgo tras la humillante caída (3-0) ante Croacia que ha dejado heridas abiertas que ameritan una fuerte muestra de carácter suya y del resto del plantel, ametrallado por múltiples versiones de crisis interna.

Taciturno, cabizbajo, desconectado. Al crack se le adivina como a pocos el estado de ánimo durante un partido. Y si una baja anímica ocurre nuevamente el martes ante Nigeria, la albiceleste tendrá seguramente una prematura e impensada despedida.

Ante los africanos, el cuestionado entrenador Jorge Sampaoli volverá a optar por históricos como Angel Di María y Gonzalo Higuaín, dos integrantes de la 'generación Messi' marcada con tres caídas sucesivas en finales (Mundial Brasil-2014 y las ediciones 2015 y 2016 de la Copa América).

Pero en esta dramática definición a Argentina no le alcanza con un Messi iluminado. Croacia, ya clasificada como primera del Grupo D, deberá darle una mano con un triunfo o un empate ante Islandia.

Argentina ostenta un palmarés perfecto ante Nigeria en mundiales, un rival habitual para los sudamericanos en las últimas citas máximas, siempre en fase de grupos.

El conjunto sudamericano le ha ganado 2-1 en Estados Unidos-1994, 1-0 en Corea del Sur y Japón-2002, igual resultado en Sudáfrica-2010 y 3-2 en Brasil-2014, aunque en el duelo más reciente, sin Messi, Nigeria ganó 4-2 un amistoso tras remontar un 0-2.

Pero si Argentina necesitó una mano de Nigeria, que derrotó a Islandia, ya en el segundo partido, en el último de la fase de grupos necesitará una ayuda de Croacia ante Islandia, siempre que se dé el triunfo albiceleste.

Demasiadas manos para una selección incluida en el pelotón de las favoritas.

Si Argentina avanza a la siguiente fase como segundo del Grupo D, se encontrará seguramente con Francia, que con un empate frente a Dinamarca le alcanzará para quedarse con el liderato del Grupo C, aunque a estas horas Nigeria tiene más opciones que los sudamericanos.

"Sobre todo no podemos acabar segundos, porque jugaríamos con Croacia", señaló el centrocampista galo Corentin Tolisso, impresionado por el espectáculo de Luka Modric y sus compañeros ante Argentina (3-0).

Pero para Francia antes está Dinamarca. El seleccionador francés Didier Deschamps podría cambiar entre cinco o seis jugadores de su once, con el objetivo de dar ritmo de competición a los suplentes, pensando en la siguiente fase.

Uruguay goleó a Rusia por 3-0 con un nuevo tanto de Luis Suárez y terminó con puntaje perfecto la fase de grupos, pero el escollo es difícil ante un Portugal que funciona si Cristiano Ronaldo está encendido.

Suárez firmó el segundo en su cuenta goleadora en Rusia-2018 anotando un tiro libre rasante al minuto 10, el ruso Denis Cheryshev batió su propia valla 13 minutos después, y el otro artillero uruguayo, Edinson Cavani, cerró la cuenta sobre el cierre del partido.

Portugal lo sufrió a Irán y hasta Cristiano Ronaldo, que no había fallado en los dos choques anteriores, jugó un partido discreto y dejó un penal en las manos del portero iraní.

"Lo más importante es que estamos clasificados, que era lo que queríamos", señaló el DT de Portugal, Fernando Santos.

España tampoco la tuvo fácil.

La Roja veía como se le escapaba el partido, hasta que surgió Iago Aspas, que había salido por Diego Costa, para rematar de taco a la portería marroquí (90+1).

El árbitro señaló fuera de juego a instancias del línea, pero la revisión con el VAR validó el tanto, impidiendo la primera derrota de la Roja en el Mundial y permitiéndole ganar el Grupo B.

Ahora jugará ante un combinado local que se desinfló con Uruguay, su primer rival de enjundia en 'su' Mundial, tras las victorias ante los débiles Arabia Saudita (5-0) y Egipto (3-1).

"Después de mucho sufrimiento, tenemos que tener capacidad autocrítica. Este no es el camino, no tenemos que conceder tanto. Todo lo bueno y lo malo lo hemos hecho nosotros", dijo El Dt de España, Fernando Hierro.

Perú se despide del Mundial ante Australia, este martes en Sochi (14H00 GMT), una buena ocasión para romper el maleficio del gol que le ha costado la eliminación y dedicar el triunfo a Jefferson Farfán, ingresado en un hospital moscovita, y a la marea blanquirroja que desembarcó en Rusia.

Unos 45.000 peruanos, entre los seguidores más numerosos de una selección, llegaron a Rusia para alentar a su selección que disputaba un Mundial después de 36 años.

Para los peruanos, un pueblo apasionado por el fútbol, el objetivo se había cumplido: ir a un Mundial después de ocho ediciones ausente.

"Con el tiempo nos dará beneficios, Perú tiene un potencial enorme, con buenos jóvenes y ellos han vivido lo que es un Mundial. Creo que Perú, si recibe el apoyo que merece, tiene mucho futuro", dijo el entrenador de Perú, el argentino Ricardo Gareca.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida