Saransk, la capital del dopaje ruso se prepara para el Mundial

SARANSK, Rusia (AP) — Situado a las orillas de un bosque a las afueras de Saransk, Rusia, se encuentra el hogar de uno de los programas de dopaje más exitosos de la historia.

Los deportistas del Centro de Entrenamiento Olímpico V.M. Chegin dominaron la caminata durante una década, al ganar nueve campeonatos olímpicos y 19 medallas mundiales entre 2004 y 2016, luego el entrenador Viktor Chegin fue suspendido de por vida en medio de una tormenta de casos de dopaje.

Ahora Saransk — y toda Rusia — quieren reconstruir su reputación al albergar juegos del Mundial de fútbol.

En lugar de recibir atletas dopados por EPO o el fármaco experimental tóxico GW1516, el centro, que fue renombrado pero que aún cuenta con varios aros olímpicos, será la sede de la selección panameña de fútbol. Antes de la llegada de Panamá, se instala una nueva cancha en medio de una estrecha seguridad.

Con consecuencias políticas que llegaron al Kremlin, los escándalos de dopaje amenazaron con ensombrecer Saransk y todos los preparativos para el Mundial de Rusia.

Rusia fue suspendida de los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero pasado debido a los casos de dopaje, y sus atletas compitieron como neutrales — y dos de ellos fueron descalificados por resultar positivos a sustancias prohibidas.

En Saransk, los funcionarios del gobierno esperan que el Mundial borre los recuerdos de los escándalos de dopaje.

“Eso terminó hace dos años. (Chegin) dejó su trabajo y ya no trabaja con nosotros. Ni siquiera sabemos dónde está”, dijo el ministro regional de deportes Vladimir Kireyev durante una visita al complejo a principios del mes. “Toda la región se prepara para el Mundial y no tenemos tiempo para esas cosas”.

Sin embargo, la Agencia Antidopaje Rusa dijo que tiene prueba de que algunos de los mejores deportistas de la región, incluyendo un subcampeón mundial, viajaron a Kirguistán el mes pasado para entrenar con Chegin. Cinco de ellos fueron excluidos de los campeonatos mundiales por equipos a causa de ello.

El director de la agencia, Yuri Ganus, alegó a la agencia noticiosa estatal Tass la semana pasada que Kireyev amenazó a un funcionario antidopaje y que su dependencia supervisó “la ausencia de medidas antidopaje efectivas”. La oficina de Kireyev dijo el lunes que comentará esas acusaciones una vez concluida la Copa del Mundo.

Los escándalos de dopaje ruso se han extendido al mundo del fútbol.

La FIFA investigó al defensor seleccionado nacional Ruslan Kambolov este año después de que surgiera evidencia de que pudo haberse beneficiado de un programa que encubría exámenes positivos. Los abogados del jugador han dicho que la investigación fue desechada por falta de evidencia, aunque la FIFA aún no lo confirma.

Kambolov fue parte de la preselección nacional que anunció Rusia el 11 de mayo, pero retirado días después debido a lo que el equipo describió como una lesión en la pantorrilla.

Una investigación de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus iniciales en inglés) en 2016 publicó evidencia de que las autoridades rusas estaban preparadas para cubrir a la selección mundialista de 2014 en caso de que sus jugadores arrojaran un resultado positivo durante los exámenes previos al torneo. Sin embargo, no hay indicios de que alguno de ellos resultara dopado o que supieran de los planes de encubrimiento.

Los archivos de la investigación de la WADA también indican que jugadores de las selecciones sub-19 y sub-21 resultaron positivos y no fueron sancionados.

El gobierno ruso resultó implicado cuando la WADA alegó que altos funcionarios ordenaron el encubrimiento de dopaje durante la época de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, que se realizaron en Sochi, Rusia. El Kremlin niega vehementemente las acusaciones. El laboratorio de Sochi en donde se realizó el supuesto encubrimiento ahora es un bar que vende cocteles nombres relacionados al dopaje, cerca del estadio en donde se realizará el Mundial.

El presidente Vladimir Putin ha descrito al testigo estrella de la WADA, el exdirector del laboratorio de Moscú Grigory Rodchenkov, un “lunático” manipulado por Estados Unidos. Rodchenkov se encuentra en Estados Unidos como testigo protegido después de huir de su país y enfrenta un arresto en caso de volver a Rusia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida