Australia: Clijsters y Li tienen mucho en común

MELBOURNE, Australia (AP). Nadie pronosticó que se iba a hablar de la Gran Muralla de China al llegar a las instancias decisivas del Abierto de Australia.

Li Na se ha encargado de hacerlo. A sus 28 años, ya ha hecho historia por ser la primera tenista china que alcanza la final de un Grand Slam.

Pero eso quedará en segundo plano si el sá bado se consagra campeona del Abierto, lo cual la dejaría como la primera jugadora de China y de todo el continente asiática en adjudicars el título de una de las cuatro grandes citas.

Su último obstáculo será Kim Clijsters.

En los papeles, Clijsters es la favorita. La belga es un año más joven que Li, pero cuenta con tres cetros del US Open dentro de una colección de 40 títulos en su carrera. Es la ex número uno del mundo que despachó fácilmente 6-3, 6-3 a la rusa Vera Zvonareva, la actual número dos, en las semifinales el jueves.

Ante la ausencia de la campeona vigente Serena Williams por una lesión en un pie, Clijsters quedó como la rival a vencer en Melbourne.

Clijsters vuelve a una final en Australia desde su derrota ante Justine Henin en 2004.

Li, por su lado, es una jugadora que tardó en brillar. Tiene cero experiencia en cuanto a los nervios propios de jugar en la final de un Grand Slam. Pero se está ganando una reputación por saber remontar partidos.

En la otra semifinal del jueves, Li levantó una bola de partido ante la favorita Caroline Wozniacki y le dio la vuelta a un 5-4 en el segundo set para imponerse 3-6, 7-5, 6-3. Wozniacki seguirá en la cima del ranking, pero tendrá que seguir esperando por su primer título en un Slam.

A Li le preguntaron sobre cómo hizo para neutralizar a la danesa de 20 años, a quien se le ha descrito como una "pared de frontón" por su capacidad de devolver cada pelota.

"Creo que la Gran Muralla es más famosa", dijo Li, cuyas respuestas ingeniosas han hecho divertir a la afición en Melbourne.

En la entrevista en la cancha tras derrotar a Wozniacki, Li no tuvo reparo en decir que su esposo y entrenador no le había dejado dormir la noche previo porque roncaba mucho. La entrevistadora procedió felicitar a Li por ganar en el día de su quinto aniversario de boda.

Li quedó perpleja.

"¿Hoy?", se preguntó Li, provocando las risas de los espectadores. Miró a su marido en la tribuna e insistió que el día de la boda fue un 29 de enero, es decir dentro de dos días. El asunto no quedó aclarado del todo.

Li ha ganado cuatro títulos en su carrera y el último fue hace dos semanas en Sydney, donde doblegó a Clijsters remontando un 5-0 en contra en el primer set.

"Está jugando con mucha confianza", comentó Clijsters, ganadora en cuatro de los seis partidos entre ambas. "Vamos a tener una gran final".

También indicó que Li tiene un estilo de juego muy parecido al suyo, de tomar la iniciativa y mucha potencia en los peloteos. Ambas se mueven bien en el fondo y derrochan un gran despliegue físico.

Y comparten que se tomaron sabáticos de dos años del deporte para luego darse cuenta que echaban de menos la competencia.

Clijsters reapareció en 2009 tras un retiro de dos años y medio, en el cual se casó y tuvo una bebé. A la vuelta, de inmediato, ganó el US Open y revalidó el título en Flushing Meadows en 2010.

Li regresó en 2004, después de pasar dos años estudiando periodismo en la universidad. En algo que no es lo usual, en 2008, optó por romper vínculos con engranaje deportivo oficial y contrató a su propio entrenador. Y después de 2010, decidió reemplazar a su ex técnico Thomas Hogstedt con su esposo, Jiang Shan.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.