Australia: Wozniacki y la mordida del canguro que no fue

MELBOURNE, Australia (AP). Resultó ser que no fue un canguro lo que le ha dado el mayor susto a Caroline Wozniacki en lo que va del Abierto de Australia.

La número uno del mundo decidió al comienzo de la semana que era hora de revertir la percepción que algunos periodistas han propagado de que sus entrevistas son aburridas. Así que el domingo quiso darle una dimensión divertida a su imagen, al indicar en una rueda de prensa que una cortada en la pierna había sido causada por la mordida de un canguro.

"Había un canguro que no fue simpático conmigo", dijo la tenista danesa, esbozando una sonrisa que no dio pistas de que todo era un cuento inventado. "Sólo quería ayudarle. Me di cuenta de que eso no se hace. Eran tan lindo. Pero empezó a arañarme, fui una cobarde y salí corriendo".

El incidente, según su relato, ocurrió cuando se encontró con lo que creyó era un animal herido en un parque a las afueras de Melbourne al cual fue con amigos en un día que no le tocaba jugar en el torneo.

Apuntó un dedo hacia una pequeña tirita en su peina izquierda y dijo que la herida fue lo demasiado profunda que un doctor quería hacerle una sutura. Pero prefirió que le pusieran la tirita que usó durante su victoria el domingo 6-3, 6-2 sobre la letona Anastasija Sevastova en los octavos de final.

La nota del canguro se difundió inmediatamente en la Internet.

Era creíble: la tirita era real y los canguros abundan en Australia. Los marsupiales son mansos, pero suelen ponerse agresivos cuando están bajo estrés o en cría. Tienen garras y fuertes músculos en sus piernas.

Luego que la noticia ya daba vueltas, Wozniacki se percató de lo que había hecho y quiso retractarse. Portavoces de la WTA hicieron una aclaración y Wozniacki se retractó en la red social Twitter.

"Espero les haya gustado mi historia del canguro, deben saber que fue una broma", dijo la jugadora de 20 años, incluyendo el icono de un rostro sonriente.

Cinco horas después de su primera rueda de prensa, Wozniacki regresó a Melbourne Park para dar una explicación.

"Me inventé la historia del canguro porque sonaba mejor a lo que realmente pasó", dijo. "Me caí de una máquina para correr".

"Lamento si provoqué un inconveniente. No fue realmente mi intención", añadió.

El viernes, Wozniacki sorprendió a los periodistas al decir que trataría algo diferente en la rueda de prensa y dijo que sus respuestas eran similares porque siempre le hacían las mismas preguntas.

En su segunda rueda de prensa el domingo, Wozniacki respondió a preguntas sobre si Woody Allen había mostrado interés en ella (dijo que no, pero que le gustaría que le hiciera una oferta para actuar en una de sus películas), si le molestaba que se pronuncie mal su apellido (la verdad que no) y sobre si ayudaría a un periodista en problemas en un parque.

"Claro que sí. Soy una chica buena que siempre ayuda a la gente en apuros", contestó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.