Brady y Patriots tratan de digerir foja de 3-2

FOXBOROUGH, Massachusetts (AP). Tom Brady lanzó un pase demasiado largo a Randy Moss. Luego hizo un envío corto y le dio en un pie a Wes Welker.

En el partido del domingo en la NFL, el mariscal de campo trató de armar una ofensiva que significara la ventaja en los dos últimos minutos del cuarto periodo, pero soltó un balón al ser capturado. El duelo se dirimió en la prórroga y los Patriots de Nueva Inglaterra cayeron por 20-17 ante los Broncos de Denver.

El quarterback, conocido por guiar remontadas increíbles de su equipo, no ha recuperado su forma desde que una lesión de rodilla, en el primer partido de la temporada del 2008, lo dejó fuera por todo el año.

Brady no ha estado tan mal, pero no ha sido el mismo de siempre. El jugador más valioso de la NFL en el 2007 se ha convertido en el rostro más visible del mediocre inicio del equipo, con una foja de 3-2.

"Todos cuentan con que yo tendré cierto nivel de juego. Yo cuento con que ellos hagan su trabajo", dijo Brady. "Cuando no lo logro, es frustrante. Sientes en cierto modo que estás decepcionando a tus compañeros. Pero también debes tener la constancia para volver y dar tu mejor esfuerzo".

Pero los problemas de los Patriots van más allá de la necesidad de que su estrella vuelva a ser el que era antes de la cirugía.

La defensiva permitió ataques de 90 y 98 yardas de los Broncos, que terminaron en la zona de anotación. Los profundos tienen una interceptación. El retiro de Rodney Harrison y Tedy Bruschi dejó a Nueva Inglaterra sin un claro líder defensivo, y ése fue un motivo para contratar de nuevo al linebaker Junior Seau, de 40 años, esta semana.

El ataque carece de un tercer receptor fiable, papel que Joey Galloway no ha podido desempeñar, y ello ha permitido que los rivales se concentren en anular a Moss, quien tuvo sólo una recepción contra Denver. Las jugadas ofensivas se han vuelto más predecibles con la salida del coordinador Josh McDaniels, quien es ahora entrenador en jefe de los Broncos.

Así, el entrenador Bill Belichick no le echa toda la culpa a Brady.

"No es una posición ni un jugador ni un tipo de jugada en particular", dijo. "En general, no hemos sido tan eficientes ni precisos como se requiere. No puedo decirlo de otra forma".

Pero toda la atención se suele centrar en el quarterback y Brady tendrá que seguir buscando su viejo lustre. Por lo menos, los Patriots pueden ser optimistas, pues el fin de semana se miden a los decaídos Titans de Tenesí (0-5).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.