Brasil, Argentina en cuartos, Honduras se despide de Pekín

PEKIN (AFP) - Brasil, Argentina e Italia, tres pretendientes de fierro al oro, avanzaron a cuartos de final del torneo masculino de fútbol de Pekín-2008, ayer domingo, con victorias con distintos matices, al tiempo que Honduras se despidió tras sumar nueva derrota, en la segunda fecha de grupos.

Con la magia de Ronaldinho y Alexandre Pato, Brasil goleó sin compasión 5-0 a Nueva Zelanda, en duelo del grupo C, que se completó con la victoria 2-0 de Bélgica ante China, que quedó en la cuerda floja.

En Shanghai y por la llave A, Argentina tuvo que sudar más de la cuenta para vencer 1-0 a Australia, con gol de Ezequiel Lavezzi (76), mientras que Italia otra vez goleó 3-0, como contra Honduras, pero ahora su víctima fue Corea del Sur, perforada por Giuseppe Rossi (15), Tommaso Rocchi (32) y Riccardo Montolivo (90), en el grupo D.

En el show de samba regalado a los casi 45.000 espectadores que llegaron al estadio de Shenyang, los goles brasileños fueron marcados por Anderson (3), Alexandre Pato (34), Ronaldinho (54 y 61, de penal) y Rafael Sobis (90+2).

"Estoy feliz por haber anotado dos goles. Mi padre que está en el cielo debe estar feliz de haberlo visto desde arriba", afirmó el nuevo armador del AC Milán.

"Al final pudimos ver su sonrisa. Todos saben que no había jugado oficialmente hacía cuatro meses, pero un jugador talentoso como él ha reencontrado su forma", afirmó Dunga sobre el capitán de la 'canarinha', que da argumentos para soñar con el oro, único título que le falta a Brasil.

Brasil lidera su llave con 6 puntos, seguido por Bélgica, al que había vencido 1-0 en su estreno, con 3 unidades. Chinos y neocelandeses cierran con uno.

"Ahora Brasil puede sentir el oro y la belleza del fútbol", comentó Rafael Sobis.

Por su parte, el 'Dream Team' argentino se clasificó a cuartos tras imponerse a los 'Socceros' australianos por 1-0, aunque por momentos hizo más dormir que soñar.

El único gol del encuentro lo anotó el delantero del Napoli italiano, Ezequiel Lavezzi, tras recibir un centro del mediocampista Angel di María, a los 76 minutos. "Lavezzi no es un jugador de alto perfil como otros, pero trabaja muy duro y hace una gran contribución para el equipo", elogió su entrenador Sergio Batista.

Con esta victoria, Argentina suma 6 puntos, fruto de su triunfo en el debut por 2-1 ante Costa de Marfil, que goleó 4-2 a Serbia y ha tomado opciones de clasificación de cara a la tercera y última fecha, en que los albicelestes jugarán con los serbios.

"Llegamos a cuartos de final, pero necesitamos seguir trabajando más", reconoció 'Checho' Batista, tras ver por segunda vez a su equipo sin brillar.

Al igual que contra los africanos, el equipo de Batista mostró cierta impotencia para quebrar a su rival y la sociedad Lionel Messi-Juan Román Riquelme tuvo desacoples.

No obstante, la jornada quedará en la historia para los albicelestes, pues igualaron el récord de 8 victorias consecutivas que tenían Uruguay (1828) y Hungría (1960), con una serie que comenzó en 2004, con un triunfo 6-0 contra Serbia y Montenegro, y se podría estirar a 9 casualmente contra Serbia.

Los que no podrán hacer historia son los hondureños, que llegaron con la esperanza de avanzar a segunda ronda y tras la segunda fecha de la primera fase están eliminados.

Su verdugo fue el campeón olímpico de 2000, Camerún, que ganó 1-0 con una diana de Stephane Mbia (75). El tanto "fue gracias al técnico, que me mandó al campo de juego en la segunda parte y me dio algunos consejos", afirmó el artillero del encuentro.

"No tuvimos orden en defensa. Estaría contento si hubiéramos ganado al menos un partido, porque son los últimos Juegos de mi carrera", comentó el defensor Samuel Caballero, desilusionado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.