Brasil se venga de Camerún y se mete en semifinales

SHENYANG, China (AFP). El seleccionado de Brasil se clasificó a las semifinales del torneo de fútbol masculino de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008, este sábado en Shenyang, al derrotar a Camerún por 2-0 en alargue, gracias a los goles de Rafael Sobis (101) y Marcelo (105).

Brasil, que sigue camino a la conquista del único título que le falta, sufrió la gota gorda para derrotar a Camerún, tomándose revancha de la caída en Sydney-2000, con un partido que se le hizo cuesta arriba y en el que los africanos jugaron con sólo 10 hombres más de la mitad del tiempo.

A los 11 minutos del alargue (101) llegaría el gol salvador de Rafael Sobis, que recibió un pase en profundidad, hizo una corrida y clavó con el alma el balón en la puerta rival.

"Fun un partido durísimo pero mostramos trabajo de equipo para salir de las situaciones difíciles. Los reemplazantes se acoplaron bien, aportaron al equipo y fuimos afortunados en ganar hoy", afirmó el punta del Betis español.

El segundo llegaría cuatro minutos más tarde luego de una combinación que aprovechó Marcelo con un disparo un poco raro de derecha, mientras venía presionado por un defensa africano, en una acción iniciada por Ronaldinho.

Brasil espera ahora en semifinales al ganador del partido entre Argentina y Holanda, que se enfrentan en segundo turno en Shanghai.

El duelo se jugó en clima de de batalla. En la primera parte los africanos literalmente maniataron a sus rivales con buenas y malas artes que desataron la airada protesta de Ronaldinho y su corte, y después provocaron deliberados choques de parte de algunos jugadores, entre ellos Marcelo o Alex Silva.

"Los partidos contra Camerún siempre son difíciles y duros, tienen buena marca y circulación de balón", comentó el DT sudamericano, Dunga, que puso un solo punta.

"La razón por la que no jugó Alexandre Pato es que tenía a Rafael Sobis y pensaba que era un partido más apropiado para él porque el partido iba a ser muy físico. Camerún tiene una defensa dura", explicó.

La situación fue tan dramática en el primer parcial, plagado de forcejeos, empellones o piernas malintencionadas, que el árbitro esloveno Damir Skomina tuvo que mostrar cinco cartulinas amarillas, entre estas a Marcelo, Diego y Rafinha.

Los camerunenses arrastraron a su ritmo a los brasileños que carecieron de salidas claras, a pesar de los desbordes de Rafinha por derecha o los adelantamientos de Hernanes, Diego o Lucas, que pocas veces pudieron encontrarse con un Dinho sin magia este sábado.

Sólo una vez Ronaldinho lanzó un disparo franco al arco con pelota parada, mientras los cameruneses apostaban al juego recio y a un contragolpe desordenado y poco efectivo sobre la puerta de Renán.

La apuesta de Camerún era muy riesgosa y como consecuencia de una fuerte falta contra Lucas, el lateral Albert Banin vio la cartulina roja por doble amonestación, a los 51 minutos.

Entonces, los pentacampeones comenzaron a jugar con un poco más de soltura pero los africanos se hicieron fuertes en la retaguardia desde donde lanzaban fuertes cargas sobre la valla rival.

A los 60, Marcelo desperdició una buena opción al disparar virtualmente libre sobre el cuerpo del meta camerunes Amour Tingyemb.

Urgido por darle dinámica y contundencia a su equipo, el técnico Dunga mandó a la cancha a los 65m a Thiago Neves en remplazo de Hernanes, pero la situación sería la misma hasta la conclusión del tiempo reglamentario.

A los 11 minutos del alargue (101 del partido) llegaría el gol salvador de Rafael Sobis y tres minutos más tarde el tanto de Marcelo.

"No tuvimos mucha coordinación porque no hubo tiempo de trabajo", se justificó el camerunés Serge Ngal.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.