Cambio de jefe de mecánicos parece funcionarle a Montoya

CHARLOTTE, Carolina del Norte (AP). Lo último que Juan Pablo Montoya pudo haber deseado era un cambio de jefe de mecánicos. No quería vivir la incertidumbre y temía que otro cambio provocara un desastre en su equipo.

Tenía razón.

Montoya se mostró furioso en mayo pasado cuando su petición de conservar a Jimmy Elledge fue rechazada por el dueño de la escudería, Chip Ganassi, quien le asignó a Brian Pattie, su tercer jefe de mecánicos de la temporada.

El emotivo piloto colombiano dejó que su frustración llegara hasta la pista de carreras, creando una situación tensa para el equipo principal de Ganassi.

Cuando finalmente la calma prevaleció, tanto el dueño como el piloto acordaron enfocarse en convertir a Montoya y a su auto número 42 en un auténtico competidor por el título cada semana.

Después de siete carreras en esta temporada, todo parece indicar que van en la dirección correcta. Con un séptimo lugar conquistado el domingo en la pista de Texas, Montoya obtuvo su tercer cierre consecutivo dentro de los 12 mejores competidores, algo que no había conseguido en su carrera en la NASCAR.

Con excepción de dos carreras difíciles en Las Vegas y en Atlanta, Montoya ha estado compitiendo con los líderes toda la temporada y parece encaminarse al fin de semana de descanso ubicado en el 13er lugar de las clasificaciones por la Copa Sprint. Además, está a sólo 16 puntos de tomar la punta rumbo a la conquista de un campeonato.

"Brian y yo trabajamos bien juntos. Nos entendemos mutuamente y eso ayuda cuando competimos. Ambos queremos ganar y estamos cerca de lograrlo", dijo Montoya.

Y esto podría llegar en un óvalo.

Como ex piloto estelar de la Fórmula Uno, Montoya llegó a la NASCAR con la expectativa de ser competitivo desde el arranque, y ha logrado mostrar su calidad con triunfos en pistas de carreras en las series de la Copa Sprint y de la Nationwide como novato. Las carreras en carretera son su especialidad y se espera que pueda ser competitivo en esas pruebas.

El verdadero problema estaba en otras cosas en el circuito y Montoya reconoció muchas veces que ajustarse a los autos NASCAR había sido la transición más difícil de su ilustre carrera.

Sin embargo, terminó 20mo en su primer año de piloto y mostró tal mejoría que Ganassi proclamó que la temporada del 2008 sería la "del campeonato o del derrumbe", pero pronto se desplomó con los dos cambios de jefes de mecánicos.

Bastó una conversación entre ellos para que comenzaran a trabajar juntos y los resultados comienzan a notarse.

Montoya y su equipo están teniendo buenos resultados pese a la fusión con la escudería de Dale Earnhardt Inc., que trajo consigo a Martin Truex hijo y a Aric Almirola como compañeros de escudería.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.