China, feliz con ceremonia, y triste por perder primer oro

PEKIN (AFP). China, que se mostró orgullosa y alegre tras una ceremonia grandiosa de inauguración el viernes de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008, no empezó con buen pie la competición, al no ganar la primera medalla de oro del evento, que parecía tener a su alcance.

La tiradora checa Katerina Emmons ganó el sábado el primer oro de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, en la modalidad de carabina a 10 metros, en el complejo Beijing Shooting Range Hall.

La rusa Galkina Liubov se hizo con la medalla de plata y la croata Snjezana Pejcic con el bronce.

La china Du Li, la campeona olímpica de Atenas-2004, terminó en quinta posición, decepcionando a la nación organizadora, que esperaba hacerse con el primer metal de los Juegos Olímpicos.

Después de meses de dudas y protestas en defensa de los derechos humanos en China antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008, la nación más poblada del mundo hizo realidad su sueño e inauguró el evento deportivo de mayor magnitud del planeta.

El presidente chino Hu Jintao declaró abiertos los Juegos en el estadio de Pekín, conocido como "Nido del Pájaro", de 91,000 plazas, tras el desfile de las 204 delegaciones que participan en el evento, que fue seguido por 4,000 millones de personas en todo el mundo.

Gráfico animado de Pekín-2008 ©AFP Antes, el presidente del COI, Jacques Rogge, había calificado estos Juegos de "puerta abierta sobre el futuro" e invitó a los atletas a "comportarse como modelos para la juventud del mundo".

Decenas de jefes de Estado y de gobierno, entre ellos el presidente estadounidense George W. Bush, el presidente francés Nicolas Sarkozy, el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, y el primer ministro ruso Vladimir Putin, asistieron a la ceremonia.

"China ha soñado durante mucho tiempo con abrir sus puertas al mundo y acoger a los atletas de todos los continentes para los Juegos Olímpicos. Esta noche, este sueño se ha hecho realidad. Bravo Pekín", dijo Rogge en inglés antes de dar las gracias a la organización y a los voluntarios.

España, Argentina y Venezuela figuraron entre las delegaciones mejor acogidas durante la ceremonia de apertura de los Juegos, en la que China se llevó los mayores aplausos de su público y que busca el primer puesto del medallero en un evento en el que han invertido 40,000 millones de dólares.

Un niño de nueve años rescatado del mortal seísmo de Sichuan (sudoeste de China), ocurrido en mayo pasado, acompañó al abanderado de la delegación china Yao Ming, durante la ceremonia.

El pequeño Lin Hao fue rescatado con vida del terremoto que causó unas 90,000 víctimas (muertos y desaparecidos) en mayo pasado.

Pekín inauguró sus Juegos Olímpicos (Duración: 00:01:50)Mientras tanto, de Nepal a Londres, pasando por Ankara y Hong Kong, la situación de los derechos humanos en China fue denunciada el viernes en todo el mundo, coincidiendo con la inauguración de los Juegos.

En la ceremonia, con un desmesurado, luminoso y colorido despliegue, China hizo un recorrido histórico de sus arraigadas tradiciones y de sus invenciones antes de dar un salto a la modernidad.

El espectáculo producido por el director de cine local Zhang Yimou no defraudó a los espectadores presentes, que participaron activamente con linternas y banderines y aplaudieron a rabiar cada una de las escenas.

Unos 14,000 actores participaron en esta producción que celebró las cuatro invenciones chinas: la pólvora, el papel, la imprenta de tipos móviles y la brújula, y evocó algunos de sus principales atracciones turísticas como la plaza Tiananmen, la Gran Muralla y los soldados de terracota de Xian.

Antes de la ceremonia, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, envió un mensaje pidiendo que se respetara "la tregua olímpica" en todos los conflictos que hay actualmente en el mundo.

"El concepto de tregua olímpica es más pertinente que nunca", afirmó pocas horas después de que el Consejo de Seguridad de la ONU expresó su preocupación por la agravación de la situación en la república separatista georgiana de Osetia del Sur.

Por su parte, el presidente estadounidense George W. Bush elogió en Pekín las cada vez mejores relaciones entre Estados Unidos y China, al tiempo que instó a las autoridades del país asiático a tolerar una mayor libertad de expresión y de culto.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.