Crisis deportiva amenaza defensa del título de Saladino

Panamá (EFE). La crisis institucional en la que se encuentra sumido el deporte de Panamá, con su Comité Olímpico (COP) amenazado de suspensión por el COI, mantiene en la incertidumbre la situación de sus atletas y hasta Irving Saladino podría perder la oportunidad de defender su título olímpico en Londres 2012.

La disputa de la dirección de la entidad que protagonizan dos grupos, uno de los cuales es reconocido por las organizaciones deportivas internacionales y el otro que cuenta con la personalidad jurídica, ha metido al deporte panameño en un agujero del que no sale desde hace ocho años.

Tan grave es la situación que el Comité Olímpico Internacional (COI) advirtió a finales de octubre en la reunión de su Comité Ejecutivo, en Acapulco (México), y también por carta, de que Panamá podría ser suspendido para los próximos años.

La situación ya ha hecho que la Organización Deportiva Bolivariana (Obedo) despojase en octubre pasado a Panamá de la sede de los Juegos Bolivarianos de 2013, y en 2007 casi llevó al país centroamericano a desfilar con la bandera de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) en los Juegos Panamericanos de Río.

Este año las acusaciones mutuas estuvieron a punto de desembocar en el envío de una pírrica delegación de diez deportistas a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez, algo que no ocurrió porque los atletas panameños, con Irving Saladino al frente, amenazaron con un boicot.

La disputa judicial del deporte panameño data de 2002 y ya llevó al COI a suspender por primera vez al país centroamericano en 2007.

El comité ejecutivo del COI se reunirá en enero y, entre otros asuntos, definirá si suspende a Panamá, utilizando el mismo argumento que en esa primera ocasión, cuando vio amenazada por parte del gobierno la autonomía y actividad del Comité Olímpico Nacional que reconoce.

Una suspensión sería algo "especialmente crítico en un año como el 2011, extraordinariamente rico en eventos deportivos (...) en muchos casos escalón obligado para la participación en los Juegos Olímpicos de Londres", señaló el COI en una carta al COP del Departamento de relaciones con los comités nacionales.

Además, pondría en peligro la participación panameña en los Juegos Panamericanos de 2011 en Guadalajara, y la suspensión de toda ayuda económica al COP, entre ellas, las becas para sus atletas.

La severa medida podría dejar a Saladino sin oportunidad de defender su título olímpico de salto de longitud, y al subcampeón mundial de los 200 metros, Alonso Edwards, impedirle aspirar a obtener una medalla olímpica.

En este punto quizás pudiera esgrimirse la tesis "de que no se perjudicará a los atletas" que utilizó en principio la Odepa en 2007 previo a la competencia de Río, aunque para ello habría que calibrar el enojo del COI con Panamá, debido a su incapacidad para resolver un problema que ya tiene ocho años.

Pese a todas estas amenazas, salvo las reuniones que ha realizado el comité ejecutivo del COP con sus asesores jurídicos, no se conoce de otros movimientos que lleven a aclarar el panorama.

"Nosotros estamos realizando reuniones con nuestros asesores en la búsqueda de una solución tal como nos lo ha pedido el COI", expresó a Efe el vicepresidente y director ejecutivo del COP, Fernando Samaniego, quien no quiso ahondar sobre el tema.

Una segunda sanción por parte del COI tendría graves consecuencias para este país de poco más de tres millones de habitantes, como reconoce Luis Celis, ex subdirector general de Pandeportes, una suerte de Ministerio de Deportes.

"Estaríamos aislados de participar como nación en todos los juegos regionales que se avecinan, como los Panamericanos de 2011 y los Olímpicos de 2012 (y) a pesar de que son pocos los atletas panameños con ese nivel, afectaría mucho la motivación de todos nuestros deportistas", señaló Celis a Efe.

Además, en su opinión, una medida tan severa podría afectar también las aspiraciones de Panamá de organizar competencias internacionales, porque "las diferentes federaciones son parte del COI y son muy unidas", afirmó.

Sobre la posibilidad de que el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, viaje a Lausana, como él mismo ha sugerido, a reunirse con el presidente del COI, Jacques Rogge, señaló que no sería una buena idea.

"Acrecentaría más el problema (...) y de igual manera (Martinelli) debe quedar fuera del diálogo", expresó Celis.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.