Divorcio entre Tiger Woods y General Motors

EU(AP). General Motors Corp. anunció en la semana que pondría fin a su contrato publicitario con Tiger Woods, el cual se mantuvo vigente durante nueve años. Y con ello, muchos deportistas sintieron quizás como si estuviera a punto de arrollarlos un automóvil, el de la crisis económica que traería épocas difíciles incluso para las luminarias.

El divorcio, anunciado como un acuerdo mutuo entre una celebridad que no necesita realmente el trabajo en los anuncios o actos de GM, y una empresa que ahora requiere ahorrar cada centavo, fue otra muestra sobre cuán grave ha sido el deterioro de la economía.

Woods es el deportista con la imagen mejor comercializada en el mundo, lo que le redituaba unos 100 millones de dólares anuales en ingresos por publicitar productos. Si su acuerdo con una de las empresas que más dinero inyectaba al deporte se ha terminado, algunos expertos se preguntan si algún convenio semejante está a salvo ante la crisis actual.

"La verdadera noticia aquí no es Tiger", dijo Marc Ganis, presidente de Sportscorp Ltd., una consultoría de la industria deportiva, con sede en Chicago. "Es la industria automotriz... Hay muchas partes que tendrán algunas dificultades para hallar empresas que sustituyan todo eso que proveía antes la industria automotriz".

LeBron James (con 28 millones de dólares en ingresos por publicidad en el 2007, según cifras de Sports illustrated), Peyton Manning (13 millones) y otros astros del deporte no tienen mucho de qué preocuparse, porque al igual que Woods, tienen muchos contratos que abarcan varias industrias.

Pero los demás sí resentirán el impacto, según Ganis. Si se agota el dinero de la industria automotriz y del sector financiero, los deportistas y competiciones con menos niveles de audiencia podrían quedarse sin recursos.

"Habrá que ser más creativo", dijo Evan Morgenstein, agente de la gimnasta Nastia Liukin, la nadadora Dara Torres y otros deportistas olímpicos.

Morgenstein dijo que los patrocinadores están tan nerviosos que el teléfono del agente suena más en los días en que sube la bolsa y menos cuando baja.

"Creo que en el primero y el segundo trimestre del 2009, esto va a ser débil, por decir lo menos", reconoció. "Habrá algunos contratos que no se cerrarán, pero tenemos que ver esto como un edificio en construcción durante los próximos cuatro años".

Las llamadas hechas por The Associated Press a los representantes de media docena de estrellas deportivas, mostraron que Woods y los atletas de su talla tendrán pocos problemas para recibir dinero por la publicidad, incluso en una economía maltrecha.

Manning tiene convenios con varias industrias --teléfonos celulares, televisión por satélite, electrónicos y tarjetas de crédito--.

James y Microsoft han dado por terminado un acuerdo de mercadeo por dos años, aunque el apoderado del basquetbolista, Maverick Carter, no mencionó el acuerdo a comienzos de esta semana, cuando respondió a un correo electrónico de la AP, en el que se le preguntaba si los problemas económicos afectarían los ingresos para James.

"Tenemos acuerdos de largo plazo con grandes socios que no se irán", aseguró Carter.

James también se mostró optimista.

"Sé que tengo estupendas relaciones con mis socios", dijo. "Todos ellos involucran contratos de largo plazo, así que sólo puedo comentar sobre lo que tengo. En el futuro siempre habrá contratos para nosotros".

Los agentes de Derek Jeter (8 millones de dólares en patrocinios), David Beckham (48 millones incluyendo salario) y Maria Sharapova (entre 28 y 30 millones) dijeron que sus clientes estaban también firmes, con acuerdos de largo plazo _semejantes al que Woods tenía con Buick_.

"Lo único que tengo es patrocinadores que tratan de sacar fotos y hacer material con Maria para aprovechar su imagen", dijo Max Esnebud, agente de la tenista rusa en IMG, cuando se le preguntó si algún contrato estaría en riesgo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.