Dolphins ganan división y Cowboys son una decepción

EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey, EU (AP). Los Dolphins fueron el año pasado el hazmerreír de la NFL, pero ahora son campeones de la División Este de la Conferencia Americana, y nadie quiere topárselos en los playoffs.

Quizás los Lions, más allá del escarnio que ha provocado su campaña perfectamente desastrosa, podrían mirarlos como un modelo a seguir.

Y los Cowboys, simplemente son la decepción de la temporada.

La última fecha de la campaña regular de la NFL trajo títulos divisionales para Miami, San Diego, Carolina y Minnesota, así como boletos de comodín a la postemporada para Atlanta, Filadelfia y Baltimore.

Otros equipos estaban ya clasificados antes del domingo, como los Giants de Nueva York y Arizona en la Conferencia Nacional, así como Tenesí, Pittsburgh e Indianápolis en la Americana.

Los Dolphins de Miami son el equipo "Cenicienta" de esta campaña, y su quarterback Chad Pennington puede ser comparado con el "Patito Feo", convertido en cisne.

El domingo, Pennington abandonó el terreno donde jugó en sus primeras ocho temporadas en la NFL, rodeado por los fotógrafos y por sus compañeros jubilosos. En cambio, en las filas de los Jets de Nueva York, Brett Favre salió decepcionado del campo y se metió a los vestuarios, tras jugar quizás el último encuentro en su memorable carrera.

Pennington, despedido antes de la campaña por los Jets, a fin de abrirle un espacio a Favre en la nómina, lanzó dos pases de anotación y guió el domingo a los Dolphins al título divisional, con un triunfo por 24-17.

"Siempre es dulce la victoria, sobre todo cuando uno es campeón", dijo el mariscal de campo de Miami. "Ahora somos eso, campeones de la División Este de la Conferencia Americana. Nos sentimos muy bien. Esta organización ha hecho algo increíble, me aceptó después de mi despido y a partir de entonces, hemos tenido una buena trayectoria".

Los Dolphins (11-5) completaron una recuperación asombrosa, luego de tener una foja de 1-15 en la temporada anterior.

El próximo domingo, Miami (11-5) recibirá a los Ravens de Baltimore (11-5) en la primera ronda de la postemporada.

Los Ravens aplastaron por 27-7 a los Jaguars de Jacksonville, y amarraron el pase de comodín. Baltimore (11-5) pudo haberse clasificado a la postemporada si Buffalo hubiera vencido a Nueva Inglaterra, el domingo más temprano. Pero la victoria de los Patriots por 13-0 dejó a los Ravens en la necesidad de ganar para meterse a los playoffs.

Matt Cassel y los Patriots debieron resistir un viento tan fuerte que incluso inclinó los postes de la zona de touchdown para llevarse el triunfo. Pero ni eso les sirvió para avanzar.

En contraste, los Chargers de San Diego avanzaron a los playoffs pese a tener una foja de apenas 8-8. Amarraron el banderín de la División Oeste de la Conferencia Americana, la más débil de la NFL, al humillar el domingo por 52-21 a los Broncos de Denver.

San Diego se medirá a los Colts de Indianápolis el domingo.

En la Conferencia Nacional, Filadelfia resucitó y los Cowboys remataron con una derrota humillante una campaña para el olvido.

Las Eagles se recuperaron de una situación en la que parecían eliminadas, y se apoderaron de un boleto de comodín para los playoffs, al despedazar el domingo por 44-6 a Dallas.

"Mucha gente nos dio por muertos y pensó que la campaña se había terminado", recordó el quarterback Donovan McNabb. "Seguimos concentrados en nuestro plan. Sabíamos lo que venía, que enfrentaríamos a un equipo muy difícil y tan deseoso como nosotros por avanzar. Hoy todo el equipo se esforzó, las cosas nos salieron bien y jugaremos la próxima semana".

En cuanto a los Cowboys, vieron concluida con una paliza inmisericorde una campaña en la que eran considerados favoritos para llegar al Super Bowl.

Las Eagles jugarán frente a los Vikings de Minnesota (10-6), el campeón del Norte de la Conferencia Nacional, el próximo fin de semana.

Con los Giants de Nueva York clasificados de antemano, los Vikings tuvieron que remar hasta el último momento para asegurar su pase a los playoffs.

Un gol de campo de Ryan Longwell desde 50 yardas, a falta de cinco segundos para el final, les dio a los Vikings el triunfo por 20-19 sobre los Giants.

Minnesota se coronó así como el campeón de la división del Norte en la Conferencia Nacional, metiéndose en la postemporada por primera vez en cuatro años.

Además, Un gol de campo de John Kasay desde 42 yardas en el último segundo de juego le dio a Carolina una agónica victoria 33-31 sobre los Saints de Nueva Orleáns.

El triunfo permitió a las Panthers ganar el título de la división Sur de la Conferencia Nacional y asegurar la condición de segundos preclasificados.

Drew Brees, en tanto, se quedó corto en su intento para eclipsar el récord de 5.084 yardas en una temporada que Dan Marino estableció en 1984.

Quienes sí impusieron un récord, pero indeseable, fueron los Lions de Detroit, al caer por 31-21 ante los Packers de Green Bay. Detroit (0-16) es el equipo con la peor foja en una temporada en toda la historia de la NFL.

"Nadie que compita en algo querría pasar por una situación como ésta", dijo el entrenador de los Lions, Rod Marinelli, quien se negó a discutir su futuro con el equipo. "Evidentemente esto no es nada divertido. Pero hay gente que vive cosas peores".

Por su parte, los Falcons de Atlanta derrotaron 31-27 a los Rams de San Luis y amarraron el comodín. Visitarán el sábado a los Cardinals de Arizona, que ya clasificados, derrotaron 34-21 a los Seahawks de Seattle.

En otros partidos, los Texans de Houston vencieron por 31-24 a los Bears de Chicago; los Steelers de Pittsburgh aplastaron 31-0 a los Browns de Cleveland; los Raiders de Oakland doblegaron 31-24 a los Buccaneers de Tampa Bay; los Colts de Indianápolis arrollaron 23-0 a los Titans de Tenesí; los Bengals de Cincinnati superaron 16-6 a los Chiefs de Kansas City, y los 49ers de San Francisco ganaron 27-24 a los Redskins de Washington.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.