Estadounidense quiere unir a nado Cuba y la Florida

LA HABANA (AP). La nadadora estadounidense Diana Nyad comenzó a dar brazadas a través del estrecho de Florida en los primeros minutos del lunes tratando de cumplir a los 61 años lo que no pudo cuando tenía 28: nadar más de 160 kilómetros (100 millas) desde La Habana hasta Cayo Hueso.

Si consigue llegar a los Cayos de Florida después de unas 60 horas de nado, Nyad podría convertirse en la primera persona en cruzar el estrecho sin la ayuda de una jaula contra tiburones, confiando sólo en la tecnología y buzos que ahuyentarán a los depredadores con aletas.

Bronceada y pecosa por las prolongadas horas entrenamiento en mar abierto del Caribe, la estadounidense se dijo confiada antes de comenzar su travesía poco antes de que se pusiera el sol el domingo. Ella dijo que el viento y las aguas en calma como un plato eran las condiciones perfectas para lograr su objetivo de 166 kilómetros (103 millas).

Desafiar la naturaleza y la edad, poner su granito de arena en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos además de lograr una hazaña deportiva, es el propósito de Nyad.

"Siento que la adrenalina esta corriendo, el mar esta como un plato, tengo confianza en mí y en mi equipo, creo que este es mi día", comentó Nyad el domingo, poco antes de tirarse al agua sobre las 8 de la noche (0500 GMT).

Vestida con un traje de baño negro, un gorro azul y espejuelos negros, Nyad se cubrió el cuerpo con una grasa protectora antes de salir al Atlántico en un punto de la costa norte de Cuba, cerca del Club Náutico de la Marina Hemingway.

Ante los periodistas y un pequeño público que vino a asistir a la partida, Nyad recordó: "Hace 33 años estuve aquí en Cuba mirando hacia un mar gigante, hoy estoy parada aquí de nuevo, tengo 62 años pero estoy en el mejor momento de mi vida, me siento fuerte y tengo la mente llena de valentía y de voluntad".

Nyad aseguró que dentro de una semana "estaré de regreso aquí en Cuba, mi país favorito, para una gran fiesta".

"Es un momento simbólico, de relaciones humanas. Unir nadando a los dos países es un sueño que se concreta después de 33 años y un primer intento fallido", dijo Nyad el domingo, un poco más temprano, durante una rueda de prensa en el Club Náutico de la Marina Hemingway.

El 13 de agosto de 1978, Nyad se lanzó al Atlántico con la misma meta pero renunció agotada tras recorrer unos 121 kilómetros (76 millas) en cerca de 42 horas.

En aquel entonces la nadadora iba en una jaula que la protegía de los tiburones, que esta vez no tendrá. Ahora la acompañarán cuatro buzos y dos canoas con dos barras eléctricas para espantar a los tiburones, explicó Nyad. "No tenemos armas, no vamos a matar a los tiburones, sólo queremos alejarlos", dijo.

En 1979, la nadadora estadounidense festejó su trigésimo cumpleaños nadando 165 kilómetros (102 millas) desde la costa Bimini en Bahamas hasta la Florida en 27 horas y 30 minutos, también sin jaula protectora.

"Quiero romper esa marca, nadar unas 103 millas (166 kilómetros) en unas 60 horas, según las corrientes del mar", dijo Nyad quien cumplirá 62 años el 22 de agosto.

La extrovertida estadounidense comentó que también "quiero demostrar que con mi edad tengo mucha vida, mucha vitalidad, y después de los 60 años no es tarde para hacer grandes cosas".

Nyad lleva dos años entrenando en la isla San Martín, en el Caribe, entre 8 y 15 kilómetros cada dos días para prepararse.

La alimentación durante la travesía es un punto fundamental, señaló Nyad, quien precisó que cada 45 minutos parará unos 30 segundos para hidratarse con agua, jugos o bebidas energizantes. En tanto cada 90 minutos hará una pausa de dos minutos para comer algo o tomar alguna bebida caliente para evitar la hipotermia, una amenaza que puede ocurrir después de tantas horas en el mar con temperaturas que se esperan de entre 30 o 31 grados Centígrados (86 a 88 Fahrenheit).

Cinco embarcaciones de apoyo que transportan a 45 navegantes, nutricionistas, médicos, expertos en tiburones y un equipo de filmación que ha estado documentando su historia.

Con una sonrisa, Nyad explicó que para mantener la mente alerta y fuerte, "voy a cantar, entre otras canciones, la 'Guantanamera' en español". En tanto bromeó "no voy a ver nada ni nadie durante muchas horas, la mente no está en este mundo, hay que ser muy fuerte, sé que no faltarán algunas preguntas existencialistas".

"Pienso que es mi día", exclamó.

En mayo de 1997 la australiana Susan Maroney se convirtió, a los 22 años, en la primera y hasta ahora única persona en cruzar nadando el estrecho de la Florida desde Cuba, pero lo hizo protegida por una jaula.

Para que el récord sea válido, Nyad tendrá que nadar sin un traje de buzo. Su equipo navegará, vigilará su salud y le proveerá alimento. Pero ella no puede tocar el bote, tampoco la podrá sostener ninguno de sus ayudantes, hasta la nadadora emerja completamente hacia tierra firme.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.