Favre asegura que es momento de decir adiós

MINNEAPOLIS (AP). En la NFL, existe una manera de hacer las cosas, que la mayoría de los quarterbacks de la NFL siguen, y otra como lo hacía Brett Favre.

En una de las carreras más emocionantes, coloridas y llenas de drama que construyó a lo largo de 20 temporadas y que la liga tuvo la oportunidad de atestiguar, Favre siempre tuvo un estilo arriesgado y desenfadado de juego que parecía aconsejar "no intenten esto en casa" y que lo llevaron a conquistar algunos de sus grandes momentos.

No hubo necesidad de disculparse por sus tres trofeos al Jugador Más Valioso, dos partidos de Super Bowl y el establecimiento de marcas de la liga por partidos consecutivos como titular, victorias para un quarterback, yardas ganadas por pase, envíos completos, touchdowns y casi todas las marcas aéreas de la liga.

Tampoco se ofreció una disculpa por su amarga salida de los Packers de Green Bay, algunas interceptaciones garrafales en un par de partidos de campeonato de la Conferencia Nacional y su negativa a cooperar con una investigación de la liga por aparentes mensajes lascivos que envió a una anfitriona de partidos cuando jugaba para los Jets de Nueva York en el 2008.

"Espero que la gente se haya admirado por la manera en que jugué y la pasión que tuve por el deporte, porque no me arrepiento de nada", dijo Favre el domingo después de observar cómo sus Vikings eran derrotados por los Lions de Detroit y como el quarterback de tercer equipo, Joe Webb, recibía el balón para conducir la ofensiva de Minnesota.

A Favre le apodaban el pistolero y el apostador por aquellos que lo observaban lanzar pases desde su pie de apoyo, con el cuerpo cruzado y hacia un receptor bien cubierto una y otra vez.

Sin embargo, al igual que todos los grandes pasadores arriesgados, su salida de la liga fue sucia y violenta.

Su última temporada estuvo llena de balones perdidos y cosas extrañas. La misma jugada final en la carrera de Favre fue al parecer una durísima tacleada que le propinaron los Bears de Chicago en un campo de fútbol colegial duro como una roca.

En el mismo día en que los jugadores de la liga que no clasificaron a los playoffs sacaban sus pertenencias de sus casilleros al concluir la temporada, Favre fue demandado por dos masajistas quienes afirman que perdieron sus empleos con los Jets luego que se quejaron que recibieron mensajes de texto lascivos del afamado quarterback.

Favre llevó a los Vikings al partido de campeonato de la Conferencia Nacional del 2009 en una de las temporadas más memorables en los 50 años de historia del equipo.

Sin embargo, su segunda campaña con Minnesota no pudo ser peor, y es que todo parece indicar que el quarterback de 41 años finalmente desgastó su bienvenida en un liga que cosechó los beneficios de sus talentos durante dos décadas.

"No puedo pensar en ninguna circunstancia en la que podría levantar el teléfono para decir 'Brett ¿quieres volver la próxima temporada?'. No puedo pensar en alguna circunstancia para que esto pudiera ocurrir", comentó Leslie Frazier, quien fue nombrado entrenador en jefe de los Vikings el lunes.

Sin embargo y pese a que Frazier y Favre son amigos cercanos, el entrenador, que vio cómo su quarterback batalló tanto en lo personal como en lo profesional durante su 20ma temporada, él mismo considera que ha llegado finalmente la hora para que Favre se retire.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.