Federer: "Me siento mejor que nunca"

NUEVA YORK (AP). No era que los rivales de Roger Federer habían empezado a menospreciarlo. Al menos no lo hacían en público.

Pero mucha otra gente sí, y el suizo se había percatado. Federer les tapó la boca con su quinto campeonato consecutivo en el Abierto de Estados Unidos y el 13er Grand Slam de su carrera, quedando a uno más del récord de 14 de Pete Sampras.

Su respuesta se resume así:

-Están bien equivocados si creen que estoy acabado.

-Están bien equivocados si creen que voy a tirar la toalla.

-Están bien equivocados si creen que voy a parar de ganar títulos.

Su juego se encargó de transmitir ese mensaje en Flushing Meadows, particularmente con sus contundentes victorias sobre Novak Djokovic en las semifinales y Andy Murray en la final.

Federer fue más preciso el martes al explayarse cuando le preguntaron sobre si algún día saciará su apetito por coronas del Grand Slam.

"Ahora mismo tengo el convencimiento de que podré hacerlo mientras siga sano. Lo digo en serio. Así me siento. Hasta el último día de carrera voy a creer en mis posibilidades de ganar un Grand Slam", declaró Federer a un pequeño grupo de reporteros en el edificio Empire State. "Y si es que no se puede o no estoy convencido, pues me retiro".

La mala noticia para sus rivales de circuito con ambiciones de adjudicarse un título grande es que Federer está más saludable que nunca.

No sólo es que su padecimiento de mononucleosis pasó al recuerdo, sino que su dedicación extra al acondicionamiento físico le está rindiendo dividendos.

"Lo que busco es longevidad ...Físicamente, me siento mejor que nunca. Quiero decir que, quizás este año fue difícil, pero ahora, al día después del US Open, me siento como, 'Dios mío, estoy como nuevo", declaró Federer. "Se me quitaron esas lesiones necias que solía tener cuando era más joven. Recuerdo que tenía el brazo adolorido todos los días cuando tenía 20, 21 años. Me dolían todos los músculos del cuerpo tras jugar cuatro sets".

Reiteró que quiere competir en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando el tenis se disputará en el All England Club.

¿Y por qué no?

Apenas tiene 27 años, y a diferencia de Serena Williams, la campeona de la rama femenina del Open estadounidense, no ocupa su mente en la moda y la actuación. "Vivo y respiro tenis", suele decir Federer.

"Siento que tengo las condiciones de que siempre podré ganar Wimbledon, que siempre podré ganar el US Open", dijo Federer, con su nuevo trofeo plateado colocado en una mesa a unos cuantos centímetros. "Lo primero tiene que ser el Abierto de Francia, aunque no creo que eso sea un problema, me refiero a tener la chance de aspirar al título, porque tengo la facilidad de adaptarme a todas las superficie y eso lo demostrado ahí".

Federer y su deuda pendiente en Roland Garros. Es lo único que le falta en sus pergaminos, aunque también menciona llevar a Suiza a ganar la Copa Davis y colgarse un oro olímpico en sencillos entre los "muchos sueños" que le faltan hacer realidad.

A diferencia de Sampras, quien sólo una vez pudo alcanzar las semifinales en Roland Garros, Federer ha disputado tres finales ahí, perdiéndolas todas ante el tetracampeón Rafael Nadal. El español también puso fin al reinado de Federer en Wimbledon y recientemente acabó su supremacía de cuatro años y medio como número uno del mundo.

Pero Federer se puede dar el lujo de bromear sobre sus antecedentes en el Abierto de Francia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.