Indagan muertes de caballos en Florida

WELLINGTON, Florida (AP). Los investigadores han iniciado una pesquisa penal para determinar si los 21 caballos de polo que murieron poco antes de un partido de campeonato en la Florida fueron envenenados, dijeron las autoridades ayer martes.

El equipo Lechuza Polo es propiedad del empresario venezolano Víctor Vargas, pero la mayoría de los caballos y de los jugadores son argentinos, se informó. El equipo anunció que no participará en el torneo.

Los caballos del equipo venezolano empezaron a caerse el domingo cuando los hacían bajar de camiones en el Club Internacional de Polo Palm Beach.Algunos murieron en el lugar y otros más tarde en establos o clínicas. Los investigadores creen que los animales murieron de una reacción adversa a alguna droga, a toxinas en alimentos o suplementos, o una combinación de ambos.

Mientras los veterinarios del gobierno estatal trataban de determinar la causa de muerte, las autoridades policiales indagaban la posibilidad de que hubiera negligencia penal o algo aún más siniestro, dijo un vocero del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor.

"Queremos asegurarnos desde el punto de vista policial que no hubo... daños o violaciones intencionales de la ley en Florida", dijo el vocero Terence McElroy.

Funcionarios del club anfitrión del Abierto de Estados Unidos y veterinarios independientes dijeron que las muertes parecían accidentales y los investigadores no han identificado sospechosos.

"Investigamos todas las pistas posibles", dijo McElroy, cuyo departamento dirige la investigación con ayuda del alguacil del condado de Palm Beach.

Funcionarios dijeron que las necropsias se completaron la noche del martes y revelaron algo de sangrado, pero no mostraron pistas definitivas. El doctor Michael Short, administrador de programas equinos del estado que está ayudando a coordinar el caso, espera que los exámenes de sangre y tejido en busca de toxinas serán más importantes para precisar las causas de muerte. La única desventaja es que éstos pueden tomar semanas.

Short había anticipado temprano durante el día que las necropsias podrían no revelar mucho.

La muerte de los caballos que debían disputar la final del domingo le costarían a su dueño unos dos millones de dólares. En cambio, no habría grandes pérdidas en premios, ya que este deporte se juega principalmente por el honor y no tiene premios en metálico.

La mortandad conmocionó a Wellington, una población de clubes ecuestres, instalaciones de entrenamiento, establos, campos de polo y amplios campos de pastoreo separados por calles rectas y bien cuidadas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.