Londres, la próxima parada de Usain Bolt

DAEGU, Corea del Sur (AP). Vaya anotando un par de fechas imperdibles para el año entrante, cuando Londres recibirá los Juegos Olímpicos.

El 5 de agosto será la final de los 100 metros, donde Usain Bolt saldrá a retener su trono olímpico, batir más récords y desafiar los límites de lo imposible.

Tres días después, Dayron Robles y Liu Xiang tendrán la oportunidad de medirse por el título de los 110 metros con vallas.

La expectativa para esas dos finales olímpicas se ha disparado tras un Mundial de atletismo cargado de sorpresas, un toque de polémica y la irrupción de un camada de nuevas figuras.

¿Qué intentará Usain St. Leo Bolt en Londres? El fuera de serie jamaicano quiere ser una "leyenda" y el año 2012 es esencial dentro de su proyecto.

Se puede asegurar que ya es un mito a sus 25 años, que ya no tiene nada que demostrarle a nadie con sus cinco títulos mundiales y tres olímpicos, amén de poseer las plusmarcas en los sprints de 100 y 200 y en el relevo 4x100.

Más ambicioso que nunca, Bolt afirma que está obligado a redimirse tras su fiasco en Daegu, al ser descalificado de los 100 por una salida en falso.

Cuando algunos osaron insinuar que era vulnerable, su respuesta fue demoledora: victoria en los 200 con el cuarto tiempo más rápido de la historia y un récord mundial en el 4x100 con 37.04 segundos.

"Creo que que he dado un pequeño paso hacia atrás", reflexionó Bolt sobre lo ocurrido en los 100. "Tengo que ir a las olimpiadas en busca de alucinar a la gente. Ese es mi objetivo. Tengo que dejar huella en Londres para ser una leyenda. Esos Juegos representarán un hito importante. No voy a andar con bromas en la temporada. Voy a estar serio. Voy a estar preparado".

Y necesitará estar alerta en todos los sentidos para que no se repita una salida en falso, ya que la federación internacional ratificó la regla que castiga con la descalificación automática el primer error en los tacones.

Bolt explicó que la ansiedad provocó ese fallo y que aprendió la lección de estar tranquilo para la salida.

Los 100 en Londres prometen ser apasionantes, con varios rivales dispuestos a darle caza a Bolt.

Uno de ellos es Yohan Blake, su compatriota y compañero de entrenamientos que se llevó el oro en Corea del Sur. Entonces deberán decir presente el también jamaicano Asafa Powell y el estadounidense Tyson Gay, quienes se perdieron el Mundial por culpa de lesiones.

Ese récord mundial de 9.58 que ostenta Bolt corre peligro de caer.

Otra final que estará cargada de aspirantes es la de los 110 vallas, donde el cubano Robles seguramente llegará con toda la rabia que habrá guardado desde Daegu al haber celebrado unos instantes y luego ser descalificado por obstruir al chino Liu. También estarán los estadounidenses David Oliver y Jason Richardson, éste último el inesperado campeón mundial.

En Londres, Estados Unidos y Jamaica deberán seguir con su pulseada en la velocidad; Kenia debe mantenerse indomable en las carreras de fondo; y Rusia se hará fuerte en las marchas y los lanzamientos.

Luego de nueve días en Daegu, un Mundial que fue más entretenido de lo que se había anticipado, Estados Unidos terminó primero en la tabla de medallas con 12 de oro y 25 en total. Una notable actuación al considerar los pergaminos de varios ausentes, como los velocistas Gay y Michael Rodgers y el astro de los 400 Jeremy Wariner.

Pero Dwight Phillips se adjudicó su cuarta corona en el salto de longitud, Carmelita Jeter se consagró campeona de los 100, y Allyson Felix sumó más oros en los relevos.

También surgieron otras figuras. Tal fue el caso de Jesse Williams, el primer estadounidense en ganar el salto de altura en dos décadas; y Christian Taylor, a sus 21 años el monarca más joven del salto triple.

Taylor es parte de una nueva generación que llegará a Londres con el certificado de campeones mundiales, como Blake (21 años), David Rudisha (22) y Kirani James (19).

Rudisha ya es un fenómeno en los 800, donde acumula 32 victorias consecutivas en los 800 desde agosto de 2009, presume del récord mundial es suyo y ostenta cuatro de los 10 tiempos más rápidos en la historia.

Y James ha llegado procedente de Granada para pelearle la supremacía de los 400 a los estadounidense Wariner y LaShawn Merritt.

"No quiero ser el próximo Usain Bolt", dijo James. "Estoy contento como soy. Estoy en la dirección correcta para hacer grandes cosas".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.