Un Manning espera a los Saints en el Super Bowl

EU (AP). Finalmente, los Saints de Nueva Orleáns están en el Super Bowl.

Y en un sorprendente giro, el equipo guiado en sus años iniciales por un quarterback de brazo poderoso llamado Archie Manning tiene ahora como único obstáculo en sus aspiraciones titulares a los Colts de Indianapolis, el equipo dirigido por Payton Manning.

El hijo de Archie guió a los Colts al Super Bowl con una victoria el domingo de 30-17 sobre los novicios Jets de Nueva York en el partido de campeonato de la Conferencia Americana. Unas cuatro horas más tarde, los Saints lograron su boleto venciendo en tiempo extra a Brett Favre y los Vikings de Minnesota por el cetro de la Conferencia Nacional.

Los ganadores se disputarán el trofeo mayor el 7 de febrero en Miami.

Archie Manning asistió al partido de campeonato de la Conferencia Americana junto a otro de sus hijos, Eli, el quarterback de los Giants de Nueva York, y dejó bien claro que el iba a apoyar a los Colts en el Super Bowl, aunque él sabe cuánto significaría el título para su ciudad adoptiva.

Manning padre aún vive en Nueva Orleans, quedándose allí incluso en momentos en que la ciudad aún pasa trabajos para sobreponerse a los estragos causados hace cuatro años por el huracán Katrina.

"Yo apoyo a los Colts 100%", dijo Archie Manning

Aún así, la historia familiar que rodea el partido va a dar mucho de qué hablar en las próximas dos semanas.

Archie Manning era un quarterback estelar en el vecino Mississippi cuando fue seleccionado como número 2 por los Saints en la lotería de 1971. Todo el mundo en Nueva Orleans pensó que él era el tipo de jugador que podía romper las cadenas de la ineptitud y dare la vuelta a una franquicia que estuvo 14-40-2 en sus primeras cuatro temporadas en la liga.

Y eso pudo haber sido así, si los Saints se hubiesen molestado en adquirir una línea que pudiese bloquear y jugadores capaz de atrapar pases.

Jugando casi una docena de años en Nueva Orleans, Manning se convirtió en el desafortunado rostro de un equipo que no hacía nada bien. Él se pasó más tiempo yaciendo de espaldas que un juerguista en Bourbon Street. Los Saints nunca llegaron a la marca de los .500 durante la era de Manning, quien se mudó a Houston y finalizó su carrera en Minnesota. Por todo su talento, su récord como quarterback abridor fue de 35-101-3, un porcentaje de .263 que es el peor en la historia de la liga para mariscales de campo con al menos 100 partidos.

Los Saints no consiguieron un récord ganador hasta 1987, su 21ra campaña en la NFL. Pero todo eso es cosa del pasado, relegado por un equipo de gran poderío ofensivo que ganó sus primeros 13 partidos de la temporada, aplastó a Arizona en la ronda inicial de los playoffs y entonces acabó con las esperanzas de Favre de regresar al Super Bowl a los 40 años, aunque la victoria no fue fácil.

El triunfo de los Colts no fue tan dramático, y las celebraciones e Indianapolis no fueron tan ruidosas. Pero hay que tener en cuenta que esa es una ciudad acostumbrada al éxito desde que el hijo de Archie arribó, llegando a su segundo Supoer Bowl en cuatro años.

Indy cerró la campaña del 2006 con una victoria de 29-17 sobre los Bears de Chicago, haciendo de Tony Dungy el primer coach negro en ganar el Super Bowl. Ahora, el novato Jim Caldwell puede convertirse en el tercer afroamericano en cuatro años en llevarse el cetro.

Ahora, los Colts regresan ala disputa del título para enfrentarse con un equipo que proviene de la ciudad en la que nació su quarterback y que fue el equipo de su infancia.

¿A quién tiene que vencer allí? Exactamente, al equipo de papá.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.