Mundial: Sólo Bolt puede vencer a Bolt

DAEGU, Corea del Sur ( AP). Siempre en despliegue, el seductor magnetismo de Usain Bolt es irresistible.

La sonrisa de oreja a oreja, los bailes y la pose de la flecha, que es su tarjeta de presentación. El jamaiquino no defrauda con su histrionismo, pero se ha presentado al Mundial de atletismo con planes muy serios.

Bolt ambiciona otro triplete en los 100 y 200 metros y el relevo 4x100, para subir otro escalón en su empeño para convertirse en lo que él mismo define como una "leyenda" del atletismo.

Lejos de su mejor nivel en los últimos dos años, Bolt esencialmente se encuentra en Daegu con una situación inmejorable para sus intereses: no tiene rivales en la prueba cumbre del campeonato.

Se esperaba que la cita de Daegu ofrecería la oportunidad de un mano a mano con Tyson Gay, pero su gran oponente estadounidense quedó fuera tras someterse a una operación en la cadera.

Se viene a enterar el jueves en una rueda de prensa que su compatriota Asafa Powell, el dueño de la mejor marca de la temporada que se perfilaba como su principal adversario, tampoco competirá en los 100 porque sigue sin recuperarse de una lesión en la ingle.

Mike Rogers y Steve Mullings, otros dos adversarios que insinuaban peligro, quedaron fuera tras verse involucrados en escándalos de dopaje.

Así las cosas, los cuatro primeros clasificados del ranking de los 100 este año estarán ausentes del Mundial.

Después de sus tres plusmarcas en los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008 y las dos en el Mundial de Berlín 2009, Bolt es mesurado al dar el aviso que no se debe esperar que caigan más récords mundiales en Daegu.

Su objetivo es buscar su mejor nivel tras un pálido 2010 debido a una dolencia en la espalda, así que verlo batir la plusmarca de 9.58 segundos en los 100 no se perfila en el horizonte cercano.

" Vengo de una lesión y estoy empeñándome muy duro para alcanzar mi máximo nivel. No estoy en un nivel de 9.5, pero indubablemente voy a correr rápido", dijo Bolt el jueves.

La filosofía de Bolt se resume así: más valen los oros que los récords.

" Hay mucha gente que dice que ya soy una leyenda, pero yo no lo veo así, pero ya voy en camino y lo verán dentro de dos años", afirmó Bolt, esbozando una pícara sonrisa.

A sus 25 años, lo que trama Bolt es prolongar su hegemonía en Daegu, seguir con los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y cerrar con el Mundial de Moscú 2013.

" Otros han ganado campeonatos y otros han quebrado récords", declaró Bolt. " Pero muy pocos han sido capaces de repetir en años consecutivos. Y es mucho más difícil hacerlo en los sprints. Eso es lo que se necesita para poderme convertirme en una leyenda".

Luego vendrá la hora del retiro y Bolt ya tiene planes para ello, como lo es su manifiesto deseo de ser futbolista. Y no es broma cuando expresa que desea hacerlo con Manchester United, el club del cual es un fanático confeso.

Este Mundial que arranca el sábado y culminará el 4 de septiembre será una especie de aperitivo de Londres dentro de un año.

También refleja la realidad del inmenso poderío que ha adquirido Jamaica, la isla caribeña de tres millones de habitantes, en las carreras de velocidad.

"El País Más Rápido en el Mundo". Tal fue el lema desplegado por Puma, la firma de indumentaria deportiva, que patrocina a Jamaica en un acto teñido con los colores negro, amarillo y verde.

" No estoy capacitada para dar pronósticos de números, pero vamos a ganar muchas (medallas)", dijo Grace Jackson, la directora del equipo de Jamaica. " Los jamaiquinos nos crecemos en los grandes momentos. Nos gusta ganar, a todos les gusta. Pero a nosotros nos gusta más".

Estados Unidos solía sacar pecho en la velocidad, pero su representación se ha visto menguada por lesiones. Aparte de la baja de Gay, Jeremy Wariner (400 metros) y Wallace Spearmon (200) tampoco están.

Se trata de bajas que podrían suponer el fin de una racha excepcional. Los varones estadounidenses han ganado por lo menos un título en los 100, 200 ó 400 metros desde que estos mundiales empezaron a disputarse en Atenas 1983.

Estados Unidos quedó primero en Berlín con una cosecha de 10 medallas de oro, tres más que Jamaica.

No toda la acción se centra en Bolt. Otros nombres animan un Mundial en el que participan unos 2.000 atletas procedentes de casi 200 países.

Los 110 con vallas masculinas es tal vez la prueba más impredecible. El cubano Dayron Robles quiere ganar el título que le falta para redondear sus laureles que incluyen un cetro olímpico y el récord mundial. El estadounidense David Oliver cuenta con la mejor marca de la temporada y el chino Liu Xiang ha dado muestras que vuelve a ser el mismo que se consagró campeón mundial en Osaka 2007 y olímpico en Atenas 2004.

Kenenisa Bekele también va por un hito monumental, cuando el domingo salga por un quinto título en los 10,000 metros para romper el empate con su compatriota Haile Gebrselassie y asumir el estatus del mejor fondista de la historia.

Allyson Felix intentará ganar su cuarto título seguido en los 200, pero la estadounidense también planea probar suerte en los 400.

Y dos atletas sudafricanos captarán las miradas por las polémicas que les rodean. Una es Caster Semenya, quien tenía 18 años cuando en Berlín se coronó en los 800 y luego no se le permitió competir durante 11 meses mientras la sometían a pruebas para determinar su género. Oscar Pistorius, quien compite con prótesis de fibra de carbón que reemplazan las piernas por debajo de las rodillas, tratará de hacerse notar en los 400.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.