Murray espera defender título de Abierto de EEUU

NUEVA YORK (AP).- Andy Murray soltó una sonrisa forzada mientras explicaba la mejor parte de poseer un par de títulos de Grand Slam, uno de ellos el Abierto de Estados Unidos el año pasado, el otro en Wimbledon en julio.

No más cuestionamientos fastidiosos repetitivos, los que escuchó una y otra vez.

"No mucho ha cambiado para mí. Pero lo que ha sido agradable es que, literalmente durante cinco o seis años, realicé una conferencia de prensa antes de cada torneo y después de cada enfrentamiento, y me hacían esa pregunta, en noventa por ciento de las ocasiones: ¿Por qué nunca has ganado Wimbledon? ¿Cuándo vas a ganar Wimbledon? ¿Por qué no has ganado un Grand Slam", relató Murray en una entrevista con The Associated Press.

"Así que esa es la cosa que, para mí, ha sido la más agradable: no tener que responder esa pregunta", agregó, de pie afuera de los vestidores en el Arthur Ashe Stadium, no muy alejado de la fotografía enorme a color y la placa plateada que conmemora su victoria de 2012 en Flushing Meadows. "Ahora simplemente puedo jugar tenis sin tener que preocuparme ya sobre eso".

Así es. Cuando el último torneo major del año inicie en la cancha dura azul del Abierto de Estados Unidos el lunes, Murray tendrá otras preocupaciones.

Por ejemplo: ¿Qué se sentirá defender un campeonato de Grand Slam? Es algo a lo que nunca se ha enfrentado, por supuesto.

O, ¿cuántos de éstos puede ganar?

O, ¿realmente será capaz de ganar uno más?

Sí, para un hombre que ha logrado tanto en los últimos 13 meses, redefinir su carrera y lugar en el juego, Murray aún suena bastante como alguien que abriga un poco de incertidumbre. Después de todo, su éxito en la edición de 2012 del Abierto de Estados Unidos lo convirtió en el primer británico desde Fred Perry en 1936 que consigue ganar un título de Grand Slam. Su éxito en Wimbledon en julio, cono sabe ahora todo el mundo, lo convirtió en el primer británico desde Perry hace 77 años que gana el título individual en el All England Club. Sumemos la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres, y ha sido un trayecto reciente sensacional.

"Se ha convertido en un gran jugador. Siempre ha golpeado muy bien la bola, ha sido un gran colocador. Pienso que mentalmente está un poco mejor ahora", dijo recientemente sobre Murray el ganador de 14 torneos major Pete Sampras. "Ahora siente que pertenece (al grupo élite)".

Quizá. Pero Murray también recuerda lo que ocurrió antes.

Recuerda _y para disgusto suyo, hubo un tiempo en que otros se lo recordaban frecuentemente_ que perdió cada una de las primeras cuatro finales de Grand Slam a las que llegó.

"Sé el mucho tiempo que me tomó ganar uno y lo difícil que es ganarlos. Sé que es posible que no pueda ganar otro", dijo el escocés de 26 años, con tono y expresión facial enfáticos. "Así que yo simplemente quiero seguir tratando de colocarme en posición de ganar Grand Slams y ojalá pueda hacer lo mismo aquí nuevamente".

Por cierto, Murray anticipa algo de nerviosismo al inicio del Abierto de Estados Unidos.

En lugar de declarar que entrará a la cancha con la bravura de un campeón defensor, Murray se pregunta si su juego podría ser afectado de mala manera al comienzo de esta edición del Abierto de Estados Unidos debido a lo que ocurrió hace un año.

"Dependiendo de cómo transcurra el torneo, al inicio del torneo espero estar bastante nervioso y quizá sentir más presión de la que tuve en algunos años", comentó. "Pero entonces esperaría que, si lo puedo hacer bien y avanzar las primeras rondas, eso realmente me daría confianza. Una vez que me meta en el torneo, me puedo tranquilizar y comenzar realmente a sentir más confianza en que puedo ganar la competencia. Aunque como en el pasado, podría ocurrir lo opuesto. Podría sentirme bien al inicio, y al acercarme al final del torneo, sentir más presión y más nervios y menos confianza", agregó.

La campeona de la edición 2012, la estadounidense Serena Williams, es ganadora de 16 títulos de Grand Slam, cuatro de ellos en el Abierto de Estados Unidos. Normalmente cuando pierde en un torneo major, el golpe la persigue durante algún tiempo.

Ese fue el caso este año en Wimbledon, donde su cadena de 34 enfrentamientos ganados consecutivamente terminó sorpresivamente al ser eliminada en la cuarta ronda.

"Obviamente estaba molesta. Quería hacerlo mejor. Estaba decepcionada; aún estoy decepcionada", dijo Williams, siete semanas y media después del descalabro. "Pero tuve oportunidades en el match y no las aproveché. Tengo que entender que simplemente tengo que ser mejor y aprender de la experiencia. No es el fin del mundo. Siempre puedo hacerlo mejor y seguir creciendo", señaló.

Al preguntársele qué consejo podría ofrecer a Murray respecto a intentar repetir como campeón en un torneo Grand Slam, la primera preclasificada Williams dijo: "Para mí, no se trata de defender. Se trata de: `Éste es el Abierto de Estados Unidos. Quiero intentar ganar este título. El año pasado fue el año pasado. Ahora es momento de tratar de divertirme este año. Así es como yo lo miro".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida