NFL: Cowboys Stadium y Super Bowl hacen una pareja perfecta

ARLINGTON, Texas (AP). Los planes originales eran modestos. Jerry Jones dijo que iba a construir un estadio para los Cowboys de Dallas que costaría unos 650 millones de dólares. Pidió a los contribuyentes de los suburbios que aportaran los primeros 325 millones y prometió pagar el resto, sin importar la suma.

Una vez que ganó la votación, Jones decidió olvidarse de la modestia.

No quería sólo un estadio más. Quería algo diferente a todo lo que había sido construido antes, algo tan ostentoso y audaz como el "Equipo de Estados Unidos", algo que hiciera que todos los domingos se vieran como el Super Bowl.

Casi 1.000 millones de dólares de su propio dinero después, Jones hizo realidad su sueño. Y el próximo domingo, el evento más importante de la NFL, el Super Bowl, se llevará a cabo en su casa: el Cowboys Stadium.

"No te imaginas lo sorprendente que es", dijo Bill McConnell, director de operaciones de eventos de la NFL. "Estamos muy emocionados de que esas dos cosas (el Super Bowl y el Cowboys Stadium) se combinen".

Aunque los Steelers de Pittsburgh y los Packers de Green Bay serán los protagonistas, el escenario mismo recibirá también mucha atención porque este lugar encarna la noción de que todo es más grande en Texas.

Podrías colocar la Estatua de la Libertad en la línea de la yarda 50 y no tocaría el techo. De extremo a extremo, el estadio con forma de balón de fútbol tiene más de largo que el edificio Empire State de alto. Los arcos que sostienen el techo retráctil son más largos que el Arco Gateway en San Luis; de hecho, son el doble de largo.

Entonces debe sentirse como si estuvieras dentro del Gran Cañón, ¿o no? Pues no. El vacío lo ocupa un tablero con las pantallas de televisión de alta definición más grandes del mundo. Los televisores se extienden entre las líneas de la yarda 20 y tienen 22 metros (73 pies) de alto.

Pero no es lo único extraordinario en el estadio.

Algunas partes del recinto parecen un hotel de cinco estrellas. Hay obras de arte que podrían pertenecer a un museo distribuidas por el lugar. Los pasillos de los niveles de suites están decorados con fotografías de la historia de los Cowboys. El Cotton Bowl tiene sus oficinas aquí. Quienes tengan el dinero para pagarlo pueden ver los partidos desde suites a nivel de campo o en los bares por los que cada equipo entrará y saldrá del terreno de juego.

Aun el exterior es elegante, con cristal curvo que se aclara y obscurece conforme a la cantidad de luz solar que reciben, y las puertas en las zonas de anotación se abren y cierran con un mecanismo corredizo. Estarán cerradas para el Super Bowl, al igual que el techo.

Los dueños de la liga eligieron este estadio para albergar el Super Bowl dos años antes de que estuviera listo.

Los camiones comenzaron a llegar a las 6 de la mañana el 8 de enero, el día posterior al Cotton Bowl, para comenzar a añadir los detalles del Super Bowl.

Aun cuando el recinto se diseñó con este partido en mente, aún hay mucho trabajo por hacer, como poner 12,8 kilómetros (8 millas) de vallas y 27,000 metros cuadrados (300,000 pies cuadrados) de áreas con carpas en los estacionamientos. Los obreros han pintado el estadio y añadieron unos 15,000 asientos temporales.

"Creo que lo que la NFL está haciendo es tomar todas las cualidades del estadio y aprovecharlas para hacerlas las mejores", dijo Brett Daniels, vocero del estadio. "Por ejemplo, una de las cosas que están haciendo por primera vez es un espectáculo en vivo en el estadio previo al partido. Así como las personas en casa estarán viendo el espectáculo previo por Fox, las personas del estadio verán una transmisión en vivo desde aquí en el edificio".

Los boletos tienen un costo de entre 600 y 1,200 dólares que incluye asientos. También hay boletos de 350 dólares para estar de pie dentro del estadio y otros de 200 dólares para asistir a una plaza de entretenimiento en el ala este del estadio. Si el experimento de mirar por pantallas funciona, podría volverse emblemático del Super Bowl.

Packers y Steelers acudirán el martes al estadio para el circo del día con la prensa. Ninguno de los equipos ha jugado ahí antes, así que será la primera vez en el estadio para la mayoría de los jugadores.

El único revés para Jones es que su equipo no estará en el terreno de juego.

Esperaba convertirse en el primer anfitrión del Super Bowl que también lo jugara. Pero los Cowboys fueron una decepción tan grande que despidió a su entrenador a media temporada luego de una vergonzosa derrota ante los Packers. Ahora esos Packers usarán el vestuario de los Cowboys como representantes de la Conferencia Nacional. En cuanto a los Steelers, este será su octavo Super Bowl, con lo que empatan el récord de Dallas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.