Nadal pisa el acelerador en EU, España asegura semifinal

ETIQUETAS

NUEVA YORK (AP). Con este saque fiable y demoledor, Rafael Nadal puede haber encontrado la llave al único Grand Slam que le falta por conquistar.

Nadal arrasó el domingo 6-4, 6-4, 6-2 al francés Gilles Simon, a quien la derrota en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos tampoco le dolerá. Eliminado, Simon confiaba llegar a tiempo al aeropuerto para tomar un vuelo hacia Europa y conocer a su bebé que nació el jueves.

Después de tres partidos en Flushing Meadows, Nadal no puede menos que sonreír por el látigo que tiene al sacar y lo inmaculado de su trayecto: todos triunfos en sets corridos y sin sufrir un solo quiebre de servicio en 46 games.

En su primera salida bajo el sol en el estadio Arthur Ashe, Nadal alcanzó un pico de 217 kilómetros hora (135 millas) con su mejor saque de la tarde.

Resulta extraño ver al español y número uno del mundo desplegar semejante golpeo con su servicio, la faceta de su juego que ha sido la más frágil en una carrera en la que ha ganado ocho títulos en las grandes citas.

¿Cuál es el secreto?

"No creo que sea nada... Probablemente dentro de unos cuantos días o a lo mejor en unos meses volveré a no sacar tan bien", dijo Nadal. "Pero en el momento las cosas están saliendo bien. Estoy sacando mejor de lo que saco".

Tan tremendo fue el dominio de Nadal que la única ocasión que Simon dispuso de una oportunidad de quiebre fue cuando estaba 5-2 abajo en el tercer set. El español lo solucionó con su nuevo juguete: metió un saque abierto _que Simon si acaso pudo rozar con la raqueta_ para establecer el deuce y clavó un ace en el posterior match point.

Nadal ahora ve despejado el camino hacia la final. El escocés Andy Murray, cuarto cabeza de serie, apuntaba a ser su oponente en semifinales, pero cayó fulminado 6-7 (3), 7-6 (4), 6-3, 6-3 ante el suizo Stanislas Wawrinka (25) en la tercera ronda.

"No sé cuándo voy a ganar un Grand Slam o no. Es lo que quiero. ¿Y si no puedo?", dijo Murray, quien intenta convertirse en el primer campeón británico de un major desde 1936. "Hago lo mejor posible, trabajo duro para mejorar el físico y entrenar todo lo que se puede. Eso es todo lo que puedo hacer".

La victoria de Nadal puso la guinda para llenar de españoles su sector de la llave, al punto que asegura desde ya la presencia de por lo menos una raqueta de España en las semifinales del último Grand Slam de la temporada.

El blitzkrieg ibérico para los octavos de final será así: Nadal contra Feliciano López y David Ferrer frente a Fernando Verdasco.

La cifra de españoles en octavos totalizó seis cuando Tommy Robredo se benefició del abandono de su rival francés Michael Llodra, en partido que el primero dominaba 3-6, 7-6 (6), 6-4, 2-1. Albert Montañés había avanzado el día previo.

En la próxima ronda, Robredo se enfrentará al ruso Mijail Youzhny, el 12mo preclasificado, que se impuso al estadounidense John Isner por 6-4, 6-7 (7), 7-6 (5), 6-4.

Ningún país había logrado colar a tantas raquetas a la ronda de los 16 mejores del cuadro masculino del certamen desde que ocho estadounidenses avanzaron en 1995.

Pudieron haber sido más, pero Daniel Gimeno-Traver cayó en un duelo fratricida con Ferrer (10) por 7-6 (2), 6-2, 6-2 y Nicolás Almagro (14) no pudo ante la potencia del local Sam Querrey (20) al caer 6-3, 6-4, 6-4.

Verdasco (8) sacó su pasaje al doblegar 6-2, 3-6, 6-3, 6-2 al argentino David Nalbandian (31), mientras que López (23) visó el suyo cuando su oponente ucraniano Sergiy Stakhovsky abandonó por una infección en un pie. López iba ganando 6-3, 4-0.

Nadie se sorprende con el desempeño de los españoles, que desde hace tiempo han demostrado que no sólo son profetas en su tradicional superficie de arcilla. Pero la campaña que están cumpliendo en las pistas rápidas de Nueva York es realmente para rendir pleitesía.

"Así es, llevamos varios años así", dijo el zurdo López. "Estamos ganando en todas partes, tierra, hierba".

En la rama femenina, la lógica marcó el ritmo del día, ya que las favoritas avanzaron con triunfos por la vía rápida.

Primero fue Kim Clijsters, la belga y segunda cabeza de serie, que derrotó 6-2, 6-1 a la serbia Ana Ivanovic en su 18va victoria consecutiva en Flushing Meadows. Ivanovic, campeona del Abierto de Francia de 2008 y que está en el puesto 40 en el escalafón después de haber caído hasta el 65, llegó a la cuarta rueda de un torneo de Grand Slam por primera vez desde Wimbledon el año pasado.

Clijsters ganó aquí en el 2005 y después se retiró durante dos años y medio para casarse y tener un bebé. Retornó en el 2009. Aparte de un segundo set de 7-5 en su encuentro de la primera rueda, la belga no ha enfrentado mayor resistencia en lo que va del torneo. Ha perdido apenas 14 games en cuatro partidos.

Ahora, enfrentará en los cuartos de final a la australiana Sam Stosur (5), quien tuvo que esforzarse para vencer a la rusa Elena Dementieva (12) por 6-3, 2-6, 7-6 (2).

Venus Williams (3) pasó algunos sofocones, particularmente con su saque, pero la estadounidense al final se impuso 7-6 (3), 6-3 a la israelí Shahar Peer (16). Su rival de turno será la italiana Francesca Schiavone (6). La campeona del último Roland Garros demolió 6-3, 6-0 a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova (20).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.