Panamá debe esperar eliminatoria de Brasil

PANAMA (AP). Panamá se jactaba de su avance en el fútbol regional y creyó que volvería a dejar en el camino a El Salvador, pero el rival lo bajó de las nubes sacándolo temprano de las eliminatorias mundialistas.

Los panameños esperaban llegar mucho más lejos esta vez y le encomendó la empresa a Alexandre Guimaraes, pero los sueños se fueron al piso en cuestión de veinte minutos en suelo salvadoreño y al entrenador costarricense le llovían palos.

Panamá había accedido por primera vez a un hexagonal final en la pasada eliminatoria y fue subcampeón de la Copa de Naciones de la UNCAF en El Salvador en 2007, lo que alimentó las esperanzas sobre la posibilidad que el equipo diera un paso mayor.

Pero ahora deberá resignarse a esperar la próxima eliminatoria para el mundial del 2014.

Panamá llegó al estadio Cuscatlán con la mínima ventaja de 1-0 alcanzada en el choque de ida y puso en mayores aprietos a El Salvador al marcarle mediante un cabezazo de José Garcés a los 14 minutos, pero los de casa dieron vuelta al marcador en los últimos 20 con dos goles de Eliseo Quintanilla y otro de Luis Anaya, sacándole del bolsillo el pase a su rival.

"Tristeza roja"; "¡Decepcionante!"; "Adiós Sudáfrica" son algunos de los titulares de la prensa.

Algunos cronistas señalaron que parte de la culpa por el revés se debió a los cambios que hizo Guimaraes en el segundo tiempo, al sacar al conductor del mediocampo Rolando Escobar y al goleador Garcés.

"Guima", quien dirigió a la selección tica en los mundiales de Corea-Japón 2002 y de Alemania 2006, fue contratado hace dos años en medio de grandes expectativas.

Para el diario La Prensa, los cambios "le quitaron el ritmo al equipo y lo llevaron al precipicio". Ya en la victoria 1-0 el 15 de junio, el estratega de origen brasileño había recibido dardos por los movimientos que hizo en el complemento.

El Panamá América no se anduvo con rodeos y, tras titular "Que levante la mano el culpable" con una foto de Guimaraes, señaló que el entrenador "regaló la clasificación a punta de hacer cambios extraños cuando el equipo mejor estaba jugando".

Los expertos habían dicho que la serie iba a ser complicada, pero consideraban que Panamá tenía mejor equipo y a jugadores interesantes para sacarla adelante, como el delantero Blas Pérez, quien había ganado notoriedad por sus goles en el fútbol colombiano antes de pasar a un club español de segunda división y luego a los Tigres de Monterrey.

El defensa y capitán Felipe Baloy, de los Rayados de Monterrey, vio la serie en la banca debido a una lesión muscular.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.