Los Patriotas confiados en la recuperación de Gronkowski

Redacción EEUU, (EFE).- El optimismo reina hoy en el equipo de los Patriotas de Nueva Inglaterra ante la evolución positiva que está teniendo el ala cerrada estelar Rob Gronkowski del esguince de tobillo izquierdo y esperan que pueda jugar el domingo sin problemas el partido del XLVI Super Bowl.

Aunque oficialmente no se ha asegurado que Gronkowski pueda jugar, para este jueves está programado que entrene con el resto de los jugadores de los Patriotas, lo que significa que la evolución de la lesión ha sido buena.

El trabajo previsto para Gronkowski será limitado, pero el entrenador del equipo, Bill Belichick, lo considera algo muy positivo de cara al partido del próximo domingo frente a los Gigantes de Nueva York.

Mientras que el propio jugador también mostró su optimismo ante los periodistas cuando dijo que el hecho de no haber entrenado durante toda una semana no significaba que no pudiese jugar el domingo.

" He trabajado en mi condición física y creo que eso es lo más importante, el resto conozco todo lo relacionado con el equipo", valoró Gronkowski, que ya se ha quitado la bota protectora, y ahora simplemente está utilizando las vendas que le están colocando los preparadores físicos.

"La idea es ir acostumbrándome al dolor", explicó Gronkowski. "Es frustrante, pero cada día estoy más cerca de lograr el objetivo y que no es otro que jugar el partido y ayudar a mi equipo".

Sin embargo, reconoció que él tendrá la última decisión sobre si va a poder jugar o no en el partido.

"Tengo la última palabra", concluyó Gronkowski. "Los preparadores físicos me darán su opinión, pero yo tomaré la decisión final".

Gronkowski fue decisivo en el juego ofensivo por aire durante la temporada regular al capturar 17 pases del mariscal de campo Tom Brady que se convirtieron en anotación y junto con el ala cerrado hispano Aaron Hernández formó una pareja demoledora.

El césped artificial que habrá sobre el suelo del Lucas Oil Stadium, de Indianápolis, donde se va a jugar el partido, no será su mejor aliado para que no sufra el tobillo lesionado, pero confía en que las inyecciones para controlar el dolor puedan hacer su trabajo.

Del resto se encargará él cuando salga al campo y se convierta en el jugador ofensivo que el equipo necesita para hacerle daño a la siempre poderosa defensiva de los Gigantes, que son los menos felices con su recuperación.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.