Peirsol espera algo positivo con bañadores tradicionales

MANCHESTER, Inglaterra (AP). Aaron Peirsol es uno de los nadadores que han pulverizado marcas mundiales con los bañadores de alta tecnología que han revolucionado a la natación.

Pero ahora que esos bañadores serán prohibidos a partir del 1 de enero, el tritón estadounidense espera competir en un entorno equitativo.

Peirsol, campeón olímpico y mundial en el estilo de espalda, dijo que el regreso de los bañadores tradicionales debe contribuir a restablecer la credibilidad en la natación.

"No estamos buscando de ninguna manera ... ser más rápidos. Queremos un entorno de competencia equitativa", expresó en una entrevista con The Associated Press. "Cuando los bañadores (modernos) se vayan, el deporte tendrá una presencia tremenda de integridad. Vamos a regresar como estaban las cosas, lo cual no siempre es malo".

Al menos 250 marcas mundiales fueron establecidas desde principios del 2008 cuando el bañador LZR de la firma Speedo instaló la norma para los trajes de baño resistentes al agua que aumentan la flotabilidad.

Peirsol finalizó el año con récords mundiales en las pruebas de espalda en los 100 y 200 metros, y rompió la marca en los relevos combinados de 4x100 con el equipo de Estados Unidos en el campeonato mundial de Roma.

"Esas marcas fueron conseguidas en forma legítima en su momento", señaló Peirsol, de 26 años. "Nunca fue culpa de los nadadores que utilizaran esos bañadores. Solamente hacían lo que se les permitía".

"Los bañadores son cosas hermosas y, nos guste o no, te hacen más veloz. Hemos hablado de quizás portarlos en prácticas, de únicamente vestirlos para ir más rápido otra vez. Son divertido y le agregaron al deporte un nuevo dinamismo que nunca tuvo antes. No todo mundo los odiaba".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.