Phelps ya suma cinco oros y va por más

BEIJING (AP). A Michael Pelphs la natación le está quedando chica: en jornada memorable, con récords mundiales en las cuatro finales, el estadounidense atrapó hoy miércoles, otras dos medallas de oro y entró en la historia como el deportista más laureado de todos los Juegos Olímpicos.

Lo insólito es que se quebraron seis marcas mundiales, cuatro en las finales, dos de ellas con Phelps en acción, en los 100 metros estilo mariposa y el relevo 4x200 libres, y dos consecutivas en semifinales.

En cinco jornadas de la natación, el Cubo de Agua fue escenario de la demolición de 15 récords mundiales, incluídos cinco de Phelps, tres en pruebas individuales y dos en relevos.

Además de las cinco medallas doradas que embolsó en Beijing 2008, estampando récords mundiales en cada una de ellas, la "Bala acuática" tiene otras ocho preseas de Atenas 2004 (seis de oro y dos de bronce), lo que registra un total de 13.

Y si Phelps sube al podio en las tres pruebas que le restan, habrá superado al gimnasta soviético Nikolai Andrianov, que con 15 preseas es el hombre con más medallas olímpicas, entre los juegos de Munich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980.

Los otros que ganaron medalla dorada individual fueron la italiana Federica Pellegrini en los 200 metros estilo libre, batiendo el récord mundial que había establecido el día previo, y la australiana Stephanie Rice en los 200 metros combinado individual.

En los 100 metros, Phelps clavó 1 minuto y 52.03 segundos, mejorando la marca de 1:52.09 establecida por él mismo el año pasado en el mundial de Australia.

Fue la décima medalla de oro olímpica de Phelps y le permitió dejar atrás a Mark Spitz, Carl Lewis, Paavo Nurmi y Larysa Latynina, con quienes compartía el récord de nueve preseas doradas. El declarado objetivo de Phelps es superar los siete oros en una justa que atrapó su compatriota Spitz en Munich 1972.

El húngaro Laszlo Cseh conquistó la medalla de plata con 1:52.70 y el japonés Takeshi Matsuda la de bronce con 1:52.97.

"No puedo ver nada", dijo Phelps tras salir de la piscina y frotarse los ojos. "Mis gafas se llenaron de agua durante la carrera".

"Quería un récord mundial, quería 1:51 o mejor, pero en las circunstancias en las que nadé, creo que tiempo no fue demasiado malo", agregó Phelps.

Sus proezas no concluyeron allí, ya que cerró la jornada encabezando la victoria de Estados Unidos en el relevo 4x200 libre, en el que su cuarteta le rebanó 4.68 segundos al récord mundial.

Phelps, Ryan Lochte, Ricky Berens y Peter Vanderkaay ganaron de punta a punta con un tiempo de 6 minutos y 58.56 segundos. El registró eclipsó la antigua marca de 7:03.24 fijada por los estadounidenses en el mundial de Australia el año pasado.

Rusia se llevó la medalla de plata con 7:07.70, mientras que Australia obtuvo el bronce con 7:04.98.

En el medio de esas emociones, la italiana Pellegrini se hizo notar cuando estampó 1 minuto y 54.82 segundos, demoliendo su marca mundial anterior de 1:55.45.

La eslovena Sara Isakovic atrapó la presea de plata con 1:54.97 y Pang Jiaying obtuvo el bronce con 1:55.05, dándole a China su primer metal en la natación de estos juegos.

En cuanto a Rice, con un récord mundial de 2 minutos y 8.45 segundos ganó su segunda medalla de oro en los juegos y mejoró su propia marca de 2:08.92 establecida en las eliminatorias olímpicas en su país.

"Fue una carrera dura, realmente batallé para ganar... Estoy tan contenta", dijo Rice, que relegó a la zimbabuense Kirsty Coventry, quien se llevó la de plata con 2:08.59, también mejor que el anterior récord mundial.

La medalla de bronce fue para la estadounidense Natalie Coughlin con un tiempo de 2:10.34, en lo que fue su tercera presea en los juegos.

Aunque no fue una final, otro episodio notable ocurrió en las semifinales de los 100 metros estilo libre, cuando el australiano Eamon Sullivan recuperó su récord mundial, apenas dos minutos después que el francés Alain Bernard se lo había arrebatado.

"Los registros no significan mucho," dijo Sullivan, quien ganó la serie con 47.05 segundos, mejorando los 47.20 establecidos por Bernard en la anterior semifinal.

"De todos modos, ese tiempo me da confianza de que puedo nadar mi propia carrera bajo presión", dijo Sullivan, que es la quinta vez que intercambia la plusmarca con Bernard.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.