Roethlisberger, el veterano entre quarterbacks en playoffs

PITTSBURGH (AP). La historia de los quarterbacks para los partidos del domingo por los campeonatos de conferencias va más allá que Ben Roethlisberger.

Por supuesto, el quarterback de los Steelers de Pittsburgh es la gran figura en la Conferencia Americana, con su potente brazo, destreza para improvisar, gran personalidad y su regreso tras problemas legales. Tampoco hay que olvidar sus dos anillos de campeón de Super Bowl, y un tercero al alcance de la mano en apenas su séptima temporada en la NFL.

"Sé que probablemente nunca ganaré el premio al jugador más valioso de la liga o un título de (yardas) por aire", comentó. "No juego para eso. Trato de ganar partidos y campeonatos".

Pero no es el único que trata de ganar un campeonato, ya que Aaron Rodgers (Green Bay), Jay Cutler (Chicago) y Mark Sánchez (Jets de Nueva York) quieren su primer título. Y sería absurdo restarle méritos a cualquiera de ellos.

Ninguno está jugando mejor que Rodgers, quien no sólo tomó las riendas de su equipo del legendario Brett Favre, sino que ya comienza a forjar su propia leyenda en Green Bay.

Cutler ha reducido sus errores para convertirse en el quarterback fiable que los Bears necesitan para complementar su feroz defensa.

¿Y Sánchez? El descendiente de mexicanos ya ha ganado el doble de partidos de postemporada que Joe Namath, y todos como visitante.

Se trata de un grupo variado, aunque Sánchez todavía se pregunta si merece estar incluido a pesar de que un triunfo el domingo le daría más victorias como visitante en los playoffs que cualquier quarterback en la historia.

"Esas son las cosas que quizás uno le cuenta a sus nietos", señaló. "Pero, por ahora, estos triunfos son para nosotros. Es para los Jets, todos somos los que ganamos".

Roethlisberger es, por mucho, el más laureado de los quarterbacks que siguen en pie. También estuvo a punto de desperdiciar su talento al ser suspendido cuatro partidos al comienzo de la temporada de 2010 tras ser acusado por una estudiante universitaria de agresión sexual. Las autoridades finalmente no presentaron cargos.

Roethlisberger parece haber cambiado su vida, e incluso recibió un reconocimiento por su cooperación con la prensa.

¿Cómo lo logró?

"Sólo siendo yo mismo", dijo. "Es algo maravilloso estar con estos muchachos y jugar el deporte que me encanta, y es fabuloso ser exitosos como equipo. Somos una familia y este es un grupo muy apegado".

También es un grupo que busca el séptimo título de Super Bowl de los Steelers. Un tercer anillo para Roethlisberger lo colocaría en la compañía de miembros del Salón de la Fama como Joe Montana, Troy Aikman y Terry Bradshaw, además de Tom Brady.

"Es un ganador", comentó el wide receiver Hines Ward. "Siempre que esté en el terreno, tenemos la oportunidad de ganar".

Otro que le da grandes posibilidades de ganar a sus compañeros es Rodgers, que tiene seis pases de touchdown _sin intercepciones_ en dos partidos de playoffs.

"En las dos últimas semanas, he jugado de la forma que se necesita para ganar en los playoffs", comentó Rodgers.

A diferencia de Roethlisberger, Cutler y Sánchez, Rodgers fue un aprendiz a la antigua en la NFL, al estar en la banca como suplente de Favre durante tres temporadas.

"Creo que sin duda se convirtió en el quarterback que todos esperábamos que fuera", dijo el entrenador Mike McCarthy.

A veces, Cutler también puede ser esa clase de quarterback. Demostró sus mejores cualidades la semana pasada contra Seattle, y cuando juega a su máximo nivel, los Bears pueden vencer a cualquiera.

Pero también puede ser un dolor de cabeza, testarudo y propenso a cometer errores. De todas formas, es mucho mejor que Rex Grossman, quien condujo a los Bears al partidos por el título de la Conferencia Nacional en 2006.

"Jay Cutler debe ser el quarterback de los Bears de Chicago", comentó el entrenador Lovie Smith. "Es un tipo rudo, que viene a trabajar todos los días. Y los quarterbacks ahora usualmente marcan la diferencia... es un tipo que hace jugadas". Sánchez también ha demostrado poder hacerlas.

El año pasado, daba la sensación que los Jets lo protegían, dejando que su defensa, equipos especiales y formidable juego por tierra cargaran al equipo. Este año, y especialmente la semana pasada contra los Patriots, se convirtió en una pieza crucial del rompecabezas.

Incluso un quarterback capaz de ganar el Super Bowl.

"Simplemente está jugando", señaló el entrenador Rex Ryan. "Pero ahora entiendo mucho mejor nuestro sistema. Está totalmente comprometido".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.