Rogge, en busca de retirada tranquila con el orgullo de su legado

PARÍS (AFP). Jacques Rogge tiene muchas cosas que hacer para cuando se retire como presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), en poco más de un año, y, en una entrevista en exclusiva concedida a AFP, aseguró que estará muy orgulloso del legado que deja tras de sí.

El belga, de 70 años, se retirará en septiembre de 2013 tras 12 años dirigiendo el máximo organismo internacional del deporte, desde que sucediera en 2001 al español Juan Antonio Samaranch al frente del COI.

"No he tomado este mandato con el fin de dejar un legado, aunque los historiadores podrán escribir sobre ello dentro de 20 años, si así lo desean. Sin embargo, tomé el testigo de Samaranch y creo que logré algunos éxitos notables", se sinceró Rogge en la sede del COI, en Lausana (Suiza).

"Los Juegos Olímpicos, bajo mi presidencia, se han organizado con una alta calidad", aseguró, y agregó que los Juegos Olímpicos de la Juventud, su proyecto personal, también supunen, a su juicio, "un éxito muy grande".

Rogge considera que la insistencia del COI en la lucha contra el dopaje y el hecho de dejar a su sucesor un organismo económicamente saneado ya suponen, de por sí, motivos para dejar el cargo con una alta satisfacción por el trabajo realizado.

"He luchado contra el dopaje y las ilegalidades (en el deporte), y dejaré una posición financiera muy sólida. Esto no es necesariamente un gran logro, no es nuestra preocupación esencial, pero sin dinero no podemos hacer nada", continuó el excirujano ortopédico.

Rogge, cuyo sucesor será elegido en septiembre de 2013 en Buenos Aires, Argentina, se mostró convencido de que su pasado como deportista le ayudó mucho de cara a la posterior dirección del COI.

El mandatario llegó a representar a su país como regatista en las competiciones de vela en los Juegos Olímpicos de Ciudad de México, Múnich y Montreal, y, además, fue internacional con la selección de rugby.

"Una cosa es cierta en ambos deportes. Si no eres Superman (super hombre), y yo nunca he sido Superman, te enseñan humildad, porque se pierde más de lo que se gana", expresó.

Por último, Rogge explicó todo lo que tiene en mente para hacer una vez que abandone la responsabilidad que le exige el cargo de presidente del COI, y apunta hacia una vida tranquila pero llena de deporte y cultura.

"Voy a practicar más deporte, en bicicleta o entrenando con pesas, pero con cuidado de no lesionarme. Quiero seguir practicando la vela y también jugar al golf, que se me da muy mal pero me gustaría persistir y jugar", reconoció.

Además, se confesó como un gran amante del arte contemporáneo y aseguró que dedicará buena parte de su tiempo a la lectura, sobre todo de filosofía, ciencia e historia, sus temáticas favoritas.

"También leeré la enorme pila de libros y disfrutaré del arte contemporáneo, del que soy un gran amante. Hay muchos museos para visitar y tendré tiempo para hacerlo", concluyó Rogge.

Curiosidades, videos, noticias y más de la Copa Mundial ¡AQUÍ!

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida