Rossi demuestra en el frío galés su pasión por el rally

CARDIFF (AFP). El italiano Valentino Rossi, ocho veces campeón del mundo de motociclismo, demuestra con su participación este fin de semana en el Rally de Gran Bretaña, el célebre 'RAC', que es todo un apasionado de este tipo de pruebas y de los deportes de motor.

El origen de todo está en Graziano, su padre, que también fue piloto de éxito. Las enseñanzas cayeron en tierra fértil y el campeón de MotoGP no ha tenido problemas en interrumpir sus vacaciones para correr en Gales, con unas condiciones meteorológicos más propias de una película de terror de serie B.

"Fue terrible, tuve que levantarme a las cinco de la mañana, como cuando iba al colegio, y después circultar todo el día bajo la lluvia, el viento, la nieve, tratando sobre todo de no salir de la carretera", comentó Rossi el viernes por la noche a los periodistas italianos desplazados a Swansea.

Hoy sábado por la mañana, el sol ha regresado. Valentino ha podido por fin disfrutar del momento, conducir más rápido y remontar en unas horas desde la 24ª a la 15ª plaza.

Su objetivo del fin de semana es mejorar el resultado de su anterior experiencia en el Mundial de Rally, cuando terminó undécimo en Nueva Zelanda, en 2006, con un Subaru Impreza en el que no faltó su número fetiche, el 46, que llevaba su padre. "Il Dottore" Rossi había mostrado en los días previos su ilusión por "divertirse" tras varios días de dura preparación antes del RAC, con entrenamientos junto a Matthew Wilson y estudio del terreno con Carlo Cassino, un experimentado copiloto.

La primera visita del campeón italiano a la prueba en Gales fue en 2002, con un Peugeot 206, con el que terminó en la cuneta en el segundo especial. "Ahora soy más paciente, más inteligente (...) No voy a embalarme este año porque las condiciones son muy delicadas y quiero realmente llegar al final", explicó.

Rossi mira ya su futuro y compara su edad con la del francés Sébastien Loeb, gran dominador del campeonato WRC de rally.

"Tiene cinco años más que yo y es demasiado viejo para la Fórmula 1. Pero quizá yo, al final de mi contrato con Yamaha en 2010, seré todavía bastante joven como para correr varios rallys al año y mejorar aún...", avisó.

El piloto de Tavullia, que dice no pretender ser campeón del mundo de rallies, protagonizó además un momento emotivo al llevar un casco especial con un recuerdo al ex campeón Colin McRae, fallecido en septiembre de 2007.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.