Saints y 49ers disputan clásico de la NFL en postemporada

NUEVA YORK (AP). Esto es lo que se denomina un clásico en la NFL: un ataque que no da tregua frente una defensa impenetrable.

La segunda ronda de los playoffs arranca el sábado en San Francisco, donde la feroz defensa de los 49ers (sólo permitió 229 puntos y fue cuarta en yardas permitidas en total) tratará de domar a Drew Brees y la maquinaria de récords de los Saints.

Si la defensiva es la que gana campeonatos, según la teoría aceptada durante décadas en el fútbol americano profesional, los 49ers tienen una clara ventaja. Pero resulta que la NFL no ha visto una ofensiva tan prolífica como la de los Saints.

"Han sido muy consistentes todo el año", dijo el entrenador de los Saints, Sean Payton, sobre los 49ers (13-3), campeones de la División Oeste de la Conferencia Nacional. "La fórmula ha sido una defensa sobresaliente. ... Son el equipo número uno en arrebatar el balón, y son el número uno en proteger el balón a la ofensiva. Esas son cifras considerables".

Su ofensiva ha sido tan eficiente que San Francisco cedió el balón únicamente 10 veces, con lo que empató a los Patriots de Nueva Inglaterra del 2010 con el menor número en la historia de la NFL.

Los Saints tuvieron un paso arrollador durante la temporada regular e impusieron marcas en total de yardas a la ofensiva (7.474) y yardas por pase (5.347, incluyendo capturas de quarterback), al tiempo que Brees lanzó para 5.476 yardas por aire y rompió el récord de Dan Marino de 5.084 yardas que databa de hace 27 años. Brees tuvo 468 pases completos, con lo que quebró la marca de Manning de 450 que impuso en el 2010, y completó el 71,6% de sus pases, rompiendo su propio récord del 2009 de 70,6%.

Darren Sproles estableció una marca de la NFL con 2.696 yardas combinadas, superando el previo récord de 2.690 impuesta por Derrick Mason con Tenesí en 2000.

"Siempre llegamos a cada partido con una mentalidad combativa", dijo Brees. "Vamos a darles duro con nuestro ritmo, con variaciones en formaciones, con acarreos, con pases hacia las bandas, pases desde la bolsa de protección, jugadas saliendo de la bolsa, fuertes jugadas de engaño, con todo".

También tratando de pasar a la siguiente ronda el sábado se encuentran los campeones de la División Este de la Conferencia Americana, los Patriots (13-3), que reciben a los ganadores de la Oeste en la Americana, los Broncos de Denver (9-8). Para el domingo, Houston (11-6), ganador de la División Sur en la Americana, visita a los campeones de la Norte, Baltimore (12-4), y luego los campeones defensores del Super Bowl, Green Bay (15-1), recibe al ganador de la Este de la Nacional, los Giants de Nueva York (10-7).

Nueva Inglaterra ha perdido sus últimos tres partidos de postemporada: el Super Bowl de 2008 ante los Giants, después los encuentros en casa frente a Baltimore y los Jets en los dos eneros pasados. Ahora encara al fenómeno Tim Tebow y resulta difícil dudar de Denver por la manera en que ha respondido a las dificultades.

Después de desperdiciar una ventaja de 14 puntos y ser obligados a jugar en tiempo extra por Pittsburgh, los Broncos sólo necesitaron una jugada _un dinámico pase y escape de 80 yardas de Demaryius Thomas_ para vencer a los mucho más experimentados Steelers.

El resto es igual de formidable en Foxborough.

"Uno definitivamente se encuentra en su mejor momento, uno se siente grandioso, con mucho empuje, y eso es bueno", dijo Tebow. "Pero uno tiene que cargar con ese entusiasmo y con ese empuje hacia las actividades de la próxima semana, aprovechar eso como estimulante para la próxima semana y tratar de mejorar continuamente.

Baltimore, por su parte, se prepara para sostener su primer juego de postemporada en casa bajo las órdenes del entrenador John Harbaugh, hermano de Jim que entrena a los 49ers. Los Ravens han llegado a playoffs en las cuatro temporadas con Harbaugh, pero como comodines.

El equipo ganó sus ocho juegos en casa en 2011, entre ellos una victoria de 29-14 sobre los Texans en octubre.

"Tuvimos que hacer lo que era necesario para obtener ese descanso en la primera semana de postemporada", dijo el defensive end Cory Redding.

Al igual que los Texans, los Giants tratan de cumplir con una difícil tarea: Ganar en Lambeau Field, donde los Packers tienen foja de 8-0, y vencer a un equipo que los derrotó en diciembre en Meadowlands.

Nueva York apuesta por una reanimada defensiva, especialmente en la presión sobre el quarterback rival, y un vigorizado juego terrestre.

"La perseverancia, ... la capacidad de superar las altas y las bajas y mantenernos unidos", dijo el entrenador de los Giants, Tom Coughlin, sobre los motivos de la reciente mejoría de su equipo. "El desarrollo del sentido de equipo. La confianza que crece por disfrutar de un poco de éxito".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.