Sharapova y Kvitova encaran una final crucial para su carrera

Londres (EFE). Las tenistas Maria Sharapova y Petra Kvitova se enfrentarán mañana, sábado, en una final de Wimbledon crucial para su carrera, que significa el despegue definitivo de la checa en el circuito y la confirmación del retorno al máximo nivel de la rusa, tras un bache de casi cuatro años.

Ambas jugadoras se han enfrentado en una sola ocasión, en las semifinales del torneo de Mepmphis, Estados Unidos, la temporada pasada, en un partido en el que venció la rusa por 6-4 y 6-3.

Sharapova, número seis del mundo y considerada una veterana pese a su juventud (24 años), ya ganó en Wimbledon en 2004, cuando tenía solo 17, y sufrió un frenazo en su carrera en 2008, cuando una lesión en el hombro le obligó a cambiar su estilo de saque y le apartó de las últimas rondas de los grandes torneos hasta esta temporada.

En el pasado Roland Garros, la rusa cayó en semifinales ante la tenista que acabaría ganando el torneo, la china Na Li, en la primera ocasión en la que Sharapova, actual número seis del mundo, alcanzaba la penúltima ronda en un Grand Slam desde principios de 2008, cuando se hizo con el Open de Australia.

"Desde 2004 hasta aquí he pasado por muchas cosas, tanto en mi vida como en mi carrera. Hoy soy algo mayor y más madura, o al menos eso espero. Este año siento que he crecido como jugadora, soy mucho mejor y tengo más confianza en mí misma", señaló hoy Sharapova en rueda de prensa.

La rusa confía en sus posibilidades de hacerse mañana, sábado, en la Pista Central del All England Club con el cuarto Grand Slam de su carrera ante la joven Kvitova, de 21 años, quien, además de tener un buen servicio, parte con la ventaja de ser zurda.

"La bola gira en dirección contraria cuando ella le imprime un efecto, y sus saques también llegan desde el otro lado. Eso, en hierba, es una ventaja, te obliga a reaccionar un poco antes", explicó Sharapova.

En ese sentido, la checa coincidió con su rival en que ser zurda puede ser una ventaja para ella en el partido.

"Al menos eso espero. En el servicio, sin duda, puede ser una ventaja. Trataré de darlo todo en el saque", dijo hoy Kvitova.

La checa, que admite que la experiencia en el circuito de Sharapova es un punto a favor de la rusa en la final de mañana, afirmó también que cuando juega "al cien por cien" se siente capaz de ganar a cualquiera.

"No me importa a quién tenga delante en la pista. Me gusta jugar duro y mañana trataré de hacerlo igual que lo hice en la semifinal", señaló la checa, que en la ronda anterior se deshizo de la bielorrusa Victoria Azarenka, quinta del mundo.

Kvitova, número ocho en el ránking de la WTA, jugó por primera vez las semifinales de un gran torneo la temporada pasada, precisamente en Wimbledon, cuando perdió contra la jugadora que se acabaría llevando el título, la estadounidense Serena Williams.

Antes de aquella ocasión, la checa no había ganado partido alguno sobre hierba en el circuito, ni había logrado superar la cuarta ronda de un gran torneo.

Este año, Kvitova alcanzó los cuartos de final en Australia y los octavos en París, y ahora afronta la primera final de un Grand Slam en su cuarto intento sobre la hierba de Londres.

Las dos rivales de mañana aseguraron que no están nerviosas ante el compromiso que les espera en la Pista Central del All England Club, y ambas coincidieron en que esta última noche pudieron dormir "bien".

Ninguna de las dos estaba convencida al principio del campeonato de que fuera a llegar hasta el último partido, pero la eliminación de las cuatro cabezas de serie del torneo, así como la derrota de las hermanas Williams, que reaparecían en un gran torneo tras varios meses retiradas de las pistas por problemas físicos, allanaron el camino a las jugadoras que venían por detrás en el ránking.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.