Simpatizantes y atletas recuerdan el 11 de septiembre en estadios

NUEVA YORK (AP). De costa a costa, enormes banderas estadounidenses flamearon el domingo sobre los estadios y fanáticos de todas las edades cantaron el himno nacional con fervor en el décimo aniversario de los ataques terroristas de 2001 y al inicio de la temporada de la liga más popular del país: la NFL.

Robin Berretta, que lucía la camiseta número 27 del running back de los Giants de Nueva York Brandon Jacobs, viajó a Landover, Maryland, para el partido contra los Redskins de Washington. Algunos de sus amigos le dijeron que no debería ir.

"Ellos pensaron que iba a haber una bomba en el partido. Todo el mundo está muy paranoico", dijo Berretta. "Y ellos ni siquiera son de Nueva York".

El ex presidente George W. Bush elogió a los trabajadores de rescate por ese trágico día, en un programa televisado antes de los primeros partidos de la jornada.

Antes del inicio de la final femenina del Abierto de Estados Unidos en el estadio Arthur Ashe, un logo de "9/11/01" fue pintado junto a la cancha.

Serena Williams, que iba a jugar con la australiana Sam Stosur, envió un mensaje por Twitter: "Mis pensamientos y rezos están con todos aquellos que perdieron a seres queridos el 11 de septiembre. Sé que todo el país está con ustedes hoy. Yo voy a jugar por ustedes".

El aniversario se conmemoró en partidos de fútbol en Inglaterra y en el Mundial de Rugby en Nueva Zelanda.

En Inglaterra, hubo un minuto de silencio antes de ambos partidos de la liga Premier del domingo. El mediocampista estadounidense Clint Dempsey y sus compañeros del Fulham se pararon, abrazados por los hombros, antes del partido contra Blackburn, y los miembros de los dos equipos lucieron brazaletes negros de duelo en las mangas.

En Nueva Zelanda, el equipo estadounidense asistió a un servicio religioso de 80 minutos en la iglesia presbiteriana de San Andrés horas antes de perder su primer encuentro del mundial de rugby 22-10 contra Irlanda.

Treinta jugadores en trajes grises y corbatas rojas y azules se sentaron junto al embajador David Huebner cerca de la entrada de la iglesia, mientras tocaba la banda de música del cuerpo de infantería de marina estadounidense en el Pacífico.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.