US Open: Federer y Djokovic no se complican con el viento

NUEVA YORK (AP). Jugar en medio de la ventisca del miércoles en el Abierto de Estados Unidos requiere de una importante dosis de precisión y ante todo paciencia. Y el temple tampoco sobra.

Fue precisamente lo que Roger Federer y Novak Djokovic descargaron ante sus impotentes rivales para citarse en las semifinales del Abierto de Estados Unidos, en un partido que marcará la cuarta cita seguida entre ambos en el torneo.

Con un viento que rozó los 32 kilómetros por hora (20 millas), Federer y Djokovic fueron implacables al obtener sendas victorias en sets corridos. Federer doblegó 6-4, 6-4, 7-5 a Soderling, mientras que Djokovic se deshizo 7-6 (2), 6-1, 6-2 de Gael Monfils.

Poder sacar con eficacia con un viento que soplaba "como un huracán", según deslizó Caroline Wozniacki, no debe ser nada fácil.

Pero el segundo cabeza de serie suizo ni se inmutó, al clavar 18 aces en el partido contra un escaso par de Soderling.

El duelo pintaba para algo más emocionante debido a que el sueco había logrado su primera victoria frente a Federer al ganarle en el Abierto de Francia en junio, cortándole una racha de 23 semifinales seguidas en los torneos del Grand Slam.

"Si no puedo sacar en el viento, pues tengo un problema", dijo Federer, campeón de 16 majors. "Me pueden hacer levantar a las 2 de la mañana o a las 4 y puedo hacer unos cuantos saques".

Soderling, quinto preclasificado, tuvo a la mano forzar un cuarto set cuando salió a sacar con una ventaja 5-3. No volvió a ganar otro game y Federer selló su triunfo _ahora está 13-1 frente al sueco_ con un saque directo.

Otra estadística que comprobó que la ley de Federer manda: aprovechó cinco de las seis oportunidades de quiebre que dispuso. Soderling materializó dos de seis.

Habrá película repetida el sábado, cuando se topará con el serbio Djokovic.

Djokovic perdió la final del US Open en 2007 y se despidió en las semifinales en las últimas dos ediciones. Federer fue su verdugo en las tres ocasiones.

"Trato de jugar lo mejor posible contra quien sea", dijo Djokovic (3). "Tal vez quiero enfrentar a Federer para cobrarme revancha".

En el primer turno, Djokovic salió a arriesgar, sacando dividendos: ganó el punto en 40 de sus 59 aproximaciones a la red.

"No había hecho tanto viento en el torneo. No creo que la gente disfrutó el tenis. Eso sí, hicimos muchas acrobacias", declaró el campeón del Abierto de Australia 2008.

La forma con que condujo las condiciones del partido _un viento que hacía volar servilletas en el estadio Arthur Ashe_ mostraron a un avezado Djokovic.

"Puede ser que he madurado. Uno adquiere experiencia con el paso del tiempo, jugando partidos en condiciones y situaciones diferentes", dijo el jugador de 23 años.

Monfils, un año más viejo que Djokovic, es quien tal vez tenga que aprender. Su entrenador Roger Rasheed suele decir que el galo llegará a ser un tenista completo el día que aprenda a jugar con mejores tácticas.

Con su compatriota y futbolista Thierry Henry en la tribuna, Monfils (17) exhibió su velocidad y elasticidad, patinando en el cemento como si fuese arcilla.

Pero se pasó de revoluciones en un punto, arriba 40-0 en un game al comienzo del primer set, al tratar de hacer un golpe por debajo de las piernas _a la moda Federer_ cuando un tiro de trámite hubiese bastado. El intento acabó con la pelota en la red. Fue uno de sus 37 errores no forzados.

"La pelota me llegó muy rápido, paré y lo intenté", dijo Monfils. "No tenía otra opción y lo intenté por debajo de las piernas".

El viento se hizo más fuerte al entrar la noche y Wozniacki no exageró cuando dijo que fue "jugar en medio de un huracán".

Con su juego de constante peloteo desde el fondo, la danesa de 20 años hizo valer su condición de máxima cabeza de serie en la rama femenina al vencer 6-2, 7-5 a la eslovaca Dominika Cibulkova para pasar a las semifinales.

Wozniacki, subcampeona de la pasada edición, estiró a 13 su racha de victorias y apenas cometió 18 errores no forzados pese al viento. Cibulkova hizo 43.

Su rival en las semifinales del viernes será la rusa Vera Zvonareva, quien dejó que su rival cavase su propia fosa al capitalizar 60 errores no forzados para imponerse 6-3, 7-5 a la estonia Kaia Kanepi. Zvonareva (7) alcanzó la final de Wimbledon en julio,

La otra semifinal quedó definida el martes, cuando la belga Kim Clijsters (2) y la local Venus Williams (3) salieron victoriosas.

Kanepi (31) sufrió con el viento en el estadio Arthur Ashe. Apenas acertó 18 winners en contraste desigual con su caudal de errores.

"En estas condiciones, lo más importante es encontrar un punto medio", dijo Zvonareva. "Es cuestión de mantener la pelota en juego y hacer lo tuyo. Creo que encontré ese punto medio".

La tónica del partido se planteó de entrada con quiebres de servicio mutuos, con 12 errores no forzados y un winner entre ambas en los primeros dos games.

También el miércoles, la marcha de los argentinos Eduardo Schwank y Horacio Zeballos en el torneo de dobles se vio frenada en semifinales al perder 7-6, (5), 6-4 ante el indio Rohan Bopanna y el paquistaní Aisam-ul-Haq Qureshi (16).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.