US Open: Murray se despide; Del Potro y González a cuartos

NUEVA YORK (AP). Juan Martín Del Potro y Fernando González, dos auténticos bombarderos, tienen a Argentina y Chile más cerca de la gloria en el Abierto de Estados Unidos. Andy Murray, sin embargo, se desinfló ayer martes y con él las esperanzas de ver al primer campeón británico en un Grand Slam desde la década de los 30.

Ataviado con la toga de segundo preclasificado y al año de siguiente de haber perdido la final, Murray se frenó bruscamente en los octavos de final al perder mansamente 7-5, 6-2, 6-2 ante el croata Marin Cilic.

El revés de Murray impidió una revancha en cuartos de final con Del Potro, a quien había derrotado el año pasado en esa misma instancia.

Del Potro, sexto preclasificado, sí cumplió con su parte. A fuerza de su saque, el argentino de 20 años y 21 meses doblegó 6-3, 6-3, 6-3 al español Juan Carlos Ferrero.

El chileno González (11) vino de atrás para vencer 3-6, 6-3, 7-6 (3), 6-4 al francés Jo-Wilfried Tsonga. González se instaló en la ronda de los ocho mejores por segunda vez en Flushing Meadows, luego que lo había hecho en su primera presentación aquí en 2002.

"Después de siete años, esto para mí es importante. No son muchos los jugadores que pueden decirlo, pero no me doy por cumplido", destacó González.

Su rival de turno será el español Rafael Nadal (3), quien dio una exhibición de oficio y voluntad para deshacerse 6-7 (3), 6-3, 6-1, 6-3 del francés Gael Monfils (13). Los antecedentes recientes no favorecen a González, derrotado en sus últimos cinco encuentros con Nadal.

A primera vista, el triunfo de Del Potro se percibe como desigual, pero ni tanto. Su potente saque fue lo que marcó diferencias, al servir 22 aces.

"El saque siempre me ayudó cada vez que lo necesité, en esta superficie es fundamental sacar bien en los momentos importantes", dijo Del Potro.

Ferrero, un ex número uno del mundo, nunca pudo quebrarle el servicio a Del Potro y tuvo que mirar impotente como el argentino levantó un 15-40 al disparar tres saques directos.

La derrota de Murray ante un rival al cual había vencido en los tres partidos anteriores ha sido la gran sorpresa del torneo, amén de la impactante irrupción de Melanie Oudin y el regreso de Kim Clijsters.

Oudin es la chica estadounidense de 17 años que dejó en el camino a un trío de preclasificadas rusas para avanzar a los cuartos de final, la local más precoz en lograrlo desde la irrupción de Serena Williams en 1999.

Y que decir de la belga Clijsters, de vuelta al circuito tras un sabático de dos años para casarse y dar a luz a una niña. La paliza 6-2, 6-4 que le propinó a la china Li Na, 18va preclasificada, le permitió convertirse en la primera mujer en avanzar a las semifinales.

"Estoy sorprendida de encontrarme aquí hablándoles", dijo Clijsters, quien le apunta a convertirse en la primera madre en ganar un título de Grand Slam desde que Evonne Goolagong Cawley lo hizo en 1980.

Clijsters venció en octavos a Venus Williams y ahora se medirá con la menor de las hermanas. Serena, la defensora del título y segunda favorita, derrotó 6-4, 6-3 a la italiana Flavia Pennetta (2), dejando en 23-1 su récord este año en lso Slams.

Nadal bajó la cortina de la sesión nocturna y su victoria sobre Monfils le permitió recuperar el segundo lugar en el ranking que Murray le quitó el mes pasado.

"Mejoro con cada partido que pasa", señaló Nadal, quien recién en mediados de agosto regresó a la actividad tras un parón de dos meses para darle amainar la tendinitis en sus rodillas.

El título del Open estadounidense es el único que falta en la colección personal del mallorquín y su desempeño ante Monfils fue notable al jugar de principio a fin con una intensidad alucinante, sofocando el ímpetu de su adversario. Ya sin piernas al final del partido, Monfils acabó con 63 errores forzados contra los 24 de Nadal.

"Estoy disfrutando mi vuelta. Estar en cuartos es un gran resultado", añadió.

El ascenso fue lo que le dio fuerza a la percepción de que Murray contaba con el arsenal necesario para acabar con el reinado de cinco años de Roger Federer en Flushing Meadows.

Pero se topó con un brillante Cilic (16), quien por primera vez se instaló entre los ocho mejores de un Slam.

Cilic levantó un par de puntos para set en el primer parcial y luego apabulló a Murray en los dos siguientes.

"Estuve por debajo de mi nivel en todas las facetas de mi juego, en lo mental, la derecha, el revés, la devolución", dijo Murray, quien el año pasado perdió la final ante Federer.

Su desempeño fue desconocido al cometer 29 errores no forzados y apenas pudo conseguir 13 winners

"Ha sido la peor derrota de mi carrera", reconoció un Murray que durante el partido se quejó de una molestia en la muñeca izquierda.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.