US Open: Nadal amansa a Verdasco y al viento

NUEVA YORK (AP). Insólito: alguien pudo quebrarle el saque a Rafael Nadal. Fernando Verdasco finalmente resolvió el acertijo, pero no le sirvió de nada en la batalla española por los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos.

Nadal quedó a ley de dos triunfos más de completar la colección de títulos en el Grand Slam con una victoria 7-5, 6-3, 6-4 sobre Verdasco para pasar por tercer año consecutivo a las semifinales del último major de la temporada.

Para Nadal, será la tercera oportunidad para superar la frontera de las semis, instancia en la que se diluyó los dos años previos ante Juan Martín Del Potro en 2009 y Andy Murray en 2008. Su rival del sábado será el ruso Mikhail Youzhny, quien doblegó 3-6, 7-6 (7), 3-6, 6-3, 6-3 al suizo Stanislas Wawrinka.

Libre de lesiones o agotamiento, Nadal parece bien encaminado.

"El año pasado estaba en semis y era casi un milagro", dijo Nadal en referencia a una dolencia en los abdominales. "Este año pues no ha sido así. Cuando llegas con condiciones óptimas, la perspectiva cambia. Estoy porque todo está funcionado bien a nivel físico. Sin salud no puedes optar a nada y con ella al menos puedes".

En otra noche de vendaval en el estadio Arthur Ashe, Verdasco tuvo un arranque inmejorable cuando logró quebrarle el saque al número uno del mundo en el tercer game del primer set. Hasta ahí, Nadal había hilvanado 62 juegos con su servicio intocable.

Nadal, sin embargo, se espoleó ante el reto de un rival zurdo como él. Las ráfagas de viento complicaban medir bien los golpes a la pelota, pero de a poco el mallorquín de 24 años le tomó el pulso y no tardó mucho antes de someter a Verdasco con la profundidad de sus tiros.

Dos doble faltas consecutivas de Verdasco borraron el margen que había sacado, apreciándose una mueca de disgusto en su rostro cuando Nadal le quebró el servicio para igualar 4-4.

El resto pasó a ser trámite. Una punzante volea de Nadal tras un peloteo de 20 golpes definió ese primer set, con un segundo quiebre en un game en el que un agonizante Verdasco no rescató un solo punto.

"Hacían condiciones imposibles. Sólo trataba de meter en la bola en la pista", dijo Verdasco. "No se podía arriesgar".

Nadal no se quejó por las condiciones: "Es parte del juego, el viento es para los dos ... he ganado yo y evidentemente me ha favorecido más a mí".

Perder el primer set efectivamente minó la moral de Verdasco, el octavo preclasificado que ahora lleva perdidos los 11 enfrentamientos que ha dirimido con Nadal. También lo dejó a remolque tras jugar un duro partido de más de cuatro horas contra su compatriota español David Ferrer.

Nadal no volvió a encarar una bola de quiebre y hasta se dio sus lujos al final del duelo, cuando de espaldas a la red logró devolver una pelota con un sutil toque con su raqueta. También le devolvió una smash cruzado a Verdasco, quien al azotar su raqueta en frustración casi golpeó a un juez de línea.

El triunfo fue su 19no seguido en los Slam, una racha que incluye su paso victorioso en el Abierto de Francia y Wimbledon.

Youzhny, quien disputará su segunda semifinal en el certamen, es un adversario que le trae un amargo recuerdo a Nadal. Cuando alcanzó esa ronda en 2006, el ruso lo hizo a costa del español en cuartos de final.

"Es otra coyuntura y yo soy otro jugador", resaltó Youzhny. "No puedo decir que soy mejor ahora, pero es otro momento y otro oponente, así que cualquier cosa puede pasar".

Pero el US Open parece ser su torneo.

"Me gusta Nueva York, me gusta el ambiente que pone la gente", dijo Youzhny, siempre con su tradicional forma de festejar con un saludo militar mientras se pone la raqueta encima de su cabeza.

La otra semifinal la disputarán el suizo Roger Federer y el serbio Novak Djokovic, quienes avanzado el día previo.

El US Open arrancó con calor extremo y ahora termina en el polo opuesto.

De varios días de temperaturas achicharrantes y humedad pegajosa, lo habitual esta semana ha sido ver a aficionados bien abrigados, para soportar un viento que agita violentamente la gigantesca bandera estadounidense en el techo del estadio.

Las ráfagas de viento alcanzaron los 24 kilómetros por hora (15 millas), con temperaturas alrededor de los 18 grados centígrados (65 fahrenheit).

Partidos en este tipo de condiciones los ganan los jugadores más capaces de adaptarse. Tal fue el caso de Nadal y Youzhny.

Youzhny, duodécimo cabeza de serie, cometió 57 errores no forzados contra los 71 de Wawrinka (25). Eso sirvió para que el ruso neutralizara que el suizo fue superior en aces (13-2) y winners (48-35).

"Tal vez tuve un poquito de mejor suerte que él", dijo Youzhny tras remontar un partido de 4 horas exactas y que tuvo en contra 2-1 tras el tercer set.

Wawrinka pareció que controlaba el partido, pero haber perdido el desempate en el segundo parcial le pasó factura al verse afectado por una molestia en el muslo izquierdo. Sus movimientos al final no fueron los mismos que al comienzo.

En su mejor campaña en un Grand Slam en su carrera, Wawrinka peleó hasta al final. Después de sufrir un quiebre al comienzo del último set, el suizo logró devolver gentilezas para igualar 2-2.

Youzhny pidió asistencia para atenderse una ampollas en el pie derecho y replicó quebrando nuevamente para irse 3-2. Lo hizo nuevamente en el último game cuando Wawrinka cometió tres errores seguidos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.