US Open: Nadal conquista el único grande que le faltaba

NUEVA YORK (AP). Rafael Nadal ganó este lunes un auténtico combate de titanes y su premio fue el ingreso a la inmortalidad del tenis.

El implacable español se enfrascó en una pulseada en la que a pura fuerza impuso su voluntad para vencer 6-4, 5-7, 6-4, 6-2 a Novak Djokovic y, al consagrarse campeón del Abierto de Estados Unidos, se convirtió en el séptimo hombre en la historia que logra ganar todos los torneos de Grand Slam en su carrera.

Fred Perry, Don Budge, Rod Laver, Roy Emerson, Andre Agassi, Roger Federer y ahora Nadal. Esos son los hombres que en su carrera lograron ganar por lo menos una vez cada una de las cuatro mayores citas del tenis.

Con el noveno cetro de Grand Slam en el cemento de Flushing Meadows, el único que le faltaba, el balear lo ha logrado con apenas 24 años.

"Estoy feliz donde estoy. He conseguido algo que en mi vida me había imaginado, ni hubiera soñado", declaró Nadal. "Estoy muy feliz de disfrutar y poder vivir este momento. Soy un super privilegiado de la vida con todo lo que me ha pasado".

No fue el único hito por parte de Nadal, ya que también se convirtió en el primer hombre desde 1969 que hilvana en el mismo año el Abierto de Francia, Wimbledon y el US Open.

"Ahora mismo es el mejor jugador del mundo y tiene el talento para ser el mejor en la historia", dijo Djokovic.

Pero lo tuvo que sudar en todo el sentido de la palabra, contra la naturaleza y ante un oponente serbio que lo dejó todo.

Disputada a un excepcional nivel en cuanto a la calidad de los golpes, final fue un verdadero frenesí de emociones cambiantes.

Fue el tercer año sucesivo que el título se debió dirimir un lunes por culpa de la lluvia y el duelo tuvo que ser interrumpido durante casi dos horas al promediar el segundo set por una nueva tormenta.

Tras esa suspensión, Djokovic irrumpió encendido para embolsarse el parcial, el único que Nadal cedió en todo el torneo.

Pero el español fue minando la resistencia de Djokovic y cerró de manera sublime, al apenas cometer dos errores no forzados en el cuarto set.

Quizás Nadal necesitó ser más despiadado con sus ocasiones de quiebre, ya que apenas capitalizó seis de las 26 que dispuso. Djokovic, en cambio, aprovechó tres de cuatro.

Todo se terminó cuando el serbio mandó afuera una derecha. Nadal se tiró el piso, cubriéndose el rostro con las manos, mientras sus padres, su novia y su tío y entrenador Toni Nadal celebraban desde un palco.

La victoria _21 en fila en los tres últimos majors_ significó para Nadal domar el torneo que se le había negado hasta ahora.

Sus experiencias anteriores habían culminado en amargos desenlaces, al costarle en demasía adaptarse a la velocidad de las canchas y presentarse con su físico menguado por la factura que le pasó el esfuerzo de los primeros meses del año.

"Las canchas duras siempre fueron las más difíciles, porque me costaba más para adaptarme", señaló.

Esta vez, Nadal rozó la perfección tras preparar el asalto a la Gran Manzana meticulosamente. Se tomó tres semanas de descanso tras su segunda conquista en Wimbledon y llegó a Nueva York más fresco que nunca.

También llegó armado con una notable efectividad y potencia en su saque, un recurso que en el pasado era considerado uno de sus puntos débiles. La mejor prueba de esto fue que apenas había sufrido dos quiebres de servicio antes de la final.

Djokovic, sin embargo, también disputó un partido fantástico y durante un lapso del segundo set llegó a encadenar 11 puntos consecutivos.

Su espada fue su cañón de derecha, con el que en la semifinal eliminó a Roger Federer, el campeón de 16 torneos de Grand Slam.

Pero haberle quebrado tres veces el saque a Nadal no le alcanzó, en un partido con frecuentes peloteos de 15 o 20 golpes que hacían rugir sin descanso a los espectadores en el estadio Arthur Ashe.

Nadal se erigió en el tercer español que se adjudica el certamen, junto a Manuel Santana (1965) y Manuel Orantes (1975). También pasó a ser el primer zurdo en hacerlo desde John McEnroe en 1984.

¿A qué más puede aspirar? ¿Tal vez alcanzar el récord de títulos Federer.

"Eso está demasiado lejos. Los 16 están muy lejos", señaló. "Lo que busco es ser mejor tenista".

Pero Djokovic, con quien ha jugado dobles y mantiene una relación cercana, cree que Nadal está superar todos los récords.

"Nadal demuestra que mejora cada día, cada. Eso es lo que es tan frustrante", sostuvo el serbio. "Es más fuerte cada vez con juegas con él. Tiene una gran fortaleza mental y una dedicación al deporte. Tiene todo el talento a su disposición para ser el más grande".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.