US Open: Nadal explota con su saque

NUEVA YORK (AP). Se dicen tantas cosas del estilo de juego de Rafael Nadal, fundamentalmente su agresividad para golpear desde el fondo y su inagotable oficio para pelear cada punto.

¿Y el saque? Bien, gracias. Pero esto ha empezado a cambiar y tal vez marque la diferencia para conducir al español a su primer título del Abierto de Estados Unidos, el único que le falta para completar el Grand Slam.

En su victoria ante el uzbeco Denis Istomin el viernes, Nadal levantó las siete bolas de quiebre que afrontó, inclusive remontando situaciones de 0-40. Tras dos partidos, el número del mundo aún no ha perdido un servicio.

"Toda mi vida he trabajado para mejorar mi saque", señaló. "Desde un par de días empecé a sentirme bien con mi saque. No me han roto el servicio en dos partidos, eso es muy bueno para la confianza".

Para medir la calidad y potencia del saque de Nadal en el cemento de Flushing Meadows, basta indicar que el mismo frecuentemente roza los 210 kilómetros por hora (130 millas).

Ante Istomin logró tocar los 215 (134), que supondría un récord personal. También sirvió ocho aces.

Si Nadal consolida su saque, pues el español estaría incorporando a su repertorio un recurso vital para jugar en la superficie rápida del US Open.

Nueva York es el único Slam que Nadal no ha domado. Lo más lejos que ha llegado han sido las semifinales, donde perdió en las dos ediciones anteriores.

Cuando le pidieron una explicación por el buen nivel de su servicio, Nadal primero bromeó con el hecho que su tío y entrenador Toni le ha acompañado durante la gira de verano en Norteamérica.

"Toni llegó y todo está bajo control", señaló.

"La verdad es que no sé. Es algo muy extraño, porque no estaba sacando bien en los días previos. Empecé a hacerlo bien un par de días antes del torneo", comentó. "Cambié un poco como tomar la raqueta. Eso fue hace como cinco o seis días, pero eso fue porque sentía que cuando lo hacía contra el viento no conseguía puntos fáciles ... He tratado de ser más agresivo con el saque".

Lo otro que procura esquivar es dejarse llevar por la presión de que tiene ganar este US Open sí o sí.

"En serio, ganar este torneo no es mi meta ahora. Para mí, el objetivo es tratar de mejorar mi nivel y jugar bien el próximo partido", declaró el dueño de ocho títulos en las grandes citas, incluyendo cinco en el Abierto de Francia. "Tengo la presión de cualquier Grand Slam. Créanme que acá tengo menos presión que cuando juego en Roland Garros".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.