US Open: Verdasco gana épico partido y se cita con Nadal

ETIQUETAS

NUEVA YORK (AP). Vibrante, épico y de puro coraje. La gala de la "Armada española" en el Abierto de Estados Unidos no pudo ofrecer un mejor partido que el que Fernando Verdasco y David Ferrer protagonizaron el martes.

Con una remontada que calificó como la "mejor" de su carrera, Verdasco avanzó por segundo año consecutivo a los cuartos de final al derrotar 5-7, 6-7 (8), 6-3, 6-3, 7-6 (4) a Ferrer. Su premio es un choque con Rafael Nadal, quien a las 1.16 de la madrugada del miércoles salió airoso 6-3, 6-4, 6-4 frente a Feliciano López, en el segundo cruce de la noche entre españoles.

Verdasco no miente, ya que apenas fue la segunda vez que le dio la vuelta a una desventaja de dos sets. No fue lo único que tuvo que remontar.

Primero estuvo abajo dos parciales, luego 4-2 en el quinto set y finalmente 4-1 en el desempate. Pero Verdasco, el octavo preclasificado, no se rindió nunca en un partido que duró 4 horas y 23 minutos.

"No paré de luchar", dijo Verdasco. "Me olvidé de los dos primeros sets y seguí peleando".

El duelo en la cancha Louis Armstrong puede haber sido el mejor del torneo y hasta su último punto el mejor: Verdasco se tuvo que deslizar para llegarle a un drop shot de Ferrer (10), y luego azotó un forehand que pasó zumbando por el poste de la malla hasta picar cerca de la línea fondo.

"Salí corriendo y vi que había un pequeño espacio", contó Verdasco. "Sólo quería meter la pelota adentro. Fue toda una felicidad verla picar adentro".

Después de quedar rendido sobre el cemento azul, Verdasco se fundió en un abrazo con Ferrer y después se tiró de rodillas en el centro de la cancha, gritando: "¡Sí!, ¡Sí!".

Para Ferrer, la derrota fue amarga en todos los sentidos: "Me tembló la mano ... te arrugas ... dilo de muchas maneras. Es un lástima tener un partido tan ganado y que se te escapé de esa manera.

"Ha sido más por fallos míos que aciertos de él y por eso te vas dolido", agregó.

Lo próximo para Verdasco será medirse con el número uno del mundo, un zurdo como él y con quien ha perdido en todas las 10 veces previas que se han citado.

Nadal no da tregua con su saque, ganando su cuarto partido sin sufrir quiebre de servicio, además de igualar su velocidad récord de 217 kilómetros por hora (135 millas).

"Sigo mejorando con cada partido", afirmó Nadal, quien busca completar la colección de títulos de Grand Slam. "Para estos en los cuartos de final del US Open sin perder un set y sin perder un servicio, dos cosas deben estan funcionando muy bien: la concentración y el saque".Todo fue parte de un día puramente español en Flushing Meadows gracias el histórico desembarco de seis de sus raquetas en la fase de los 16 mejores.

Mientras España se enseñoreaba con su gran momento tenístico, el país anfitrión sufría ante el ayudo de los suyos en la rama masculina.

La sequía de Estados Unidos en los torneos del Grand Slam sigue. Peor aún, por segundo año consecutivo, no tendrá representación masculina en los cuartos en su propia casa.

El suizo Stanislas Wawrinka fue el responsable de diluir las esperanzas locales cuando alcanzó por primera vez la ronda de los ocho mejores en un Slam al vencer 7-6 (9), 6-7 (5), 7-5, 4-6, 6-4 al local Sam Querrey.

Wawrinka (25) ratificó que no fue casualidad haber eliminado en la etapa previa a Andy Murray y tuvo mejor resto para aguantar un partido que tomó 4 horas y media.

Querrey (20) era el último abanderado local en el certamen y mantenía prendida la esperanza de conseguir el primer campeonato en un Slam desde que Andy Roddick se consagró en el US Open de 2003.

Pero aún cuentan con Venus Williams (3) en la rama femenina. Pese a nueve doble faltas y cuatro quiebres de servicio, su triunfo 7-6 (5), 6-4 sobre la italiana Francesca Schiavone (6) la instaló en las semifinales.

Con 30 años y luego que no jugó durante dos meses por una dolencia en la rodilla, Williams está a una victoria de alcanzar su primera final del US Open desde 2002.

Su siguiente rival será la belga y campeona vigente Kim Clijsters (2), quien doblegó 6-4, 5-7, 6-3 a la australiana Sam Stosur.

Mientras los varones estadounidenses siguen de malas, el tenis suizo hizo historia al colocar por primera vez a dos de los suyos en los cuartos de final de un Slam.

El otro suizo es alguien que se llama Roger Federer, para quien avanzar a esas instancias es el pan de cada día. Wawrinka, en cambio, había perdido en los octavos en cinco intentos previos.

"Roger nunca falta en cuartos de final, eso no es novedad. Pero para mí, es la primera y por eso es algo trascendental en mi carrera", dijo Wawrinka, quien en cuartos se topará con el ruso Mikhail Youzhny, quien derrotó 7-5, 6-2, 4-6, 6-4 al español Tommy Robredo.

En tanto, los argentinos Eduardo Schwank y Horacio Zeballos avanzaron a las semifinales en dobles tras derrotar 6-3, 7-6 (3) a la dupla conformada por el polaco Lukasz Kubot y el austríaco Oliver Marach, quintos cabezas de serie.

Para Schwank será su segunda semifinal consecutiva en un Slam, ya que lo hizo junto con su compatriota Juan Ignacio Chela en el pasado Wimbledon.

"No lo sé, ni yo todavía lo entiendo", declaró Schwank cuando le preguntaron sobre el secreto de su éxito en dobles. "Se ha dado todo muy rápido.

En el dobles femenino, la dupla de la argentina Gisela Dulko y la italiana Flavia Pennetta, que eran las favoritoas, cayeron 6-3, 6-3 ante la estadounidense Vania King y la kazaja Yaroslava Shvedova.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.