Woods-Mickelson: ¿volverán a disputar el título?

PITTSFORD, Nueva York, EE. UU. (AP).- Una vez más aparecen en el tope del escalafón mundial: número uno Tiger Woods, número dos Phil Mickelson.

¿No sería espectacular verlos largar juntos en el Campeonato PGA el domingo, en un duelo frente a frente por un título de Grand Slam? ¿Y confirmar que siguen siendo los dos a vencer después de todos estos años?

A Mickelson seguramente le encantaría el desafío.

"Siempre he sido una persona competitiva", dijo el apodado "Lefty" (Zurdo) el martes, después de una rueda de práctica en Oak Hill. "Estoy motivado como siempre para competir y jugar para dar mi mejor golf y enfrentar a Tiger cuando él está en su mejor nivel. Ese sería en definitiva el objetivo: dar todo lo mejor de mí mientras él hace lo mismo".

"Me encanta esa oportunidad".

Ambos golfistas están desplegando su mejor juego en el umbral del último torneo grande del año.

Woods viene de ganar por una ventaja de siete golpes en Bridgestone, su quinta victoria del año del circuito PGA, más que los demás.

Y hace menos de tres semanas, Mickelson ganó el Abierto Británico con una rueda final para el asombro en Muirfield.

Aunque Woods está sumido en la mayor sequía de títulos grandes de su carrera _más de cinco años_ claramente se ha repuesto de sus tribulaciones personales, una serie de lesiones y cambios en su swing.

"Siento que mi juego está bien sólido", comentó Woods.

Mickelson está jugando con una confianza similar. "Estoy más motivado que nunca para trabajar fuerte con vistas al éxito porque siento que estoy produciendo mi mejor golf", comentó. "Así lo siento".

Woods y Mickelson nunca han intimado fuera de las canchas y esa impresión subyacente de animosidad alimenta su rivalidad. Asimismo fue una relación asimétrica durante gran parte de fines de los 90 y comienzos de la década pasada cuando Woods sumaba títulos grandes con notable regularidad mientras Mickelson se ganaba la reputación de ser el mejor golfista sin un título grande.

Pero la situación empezó a cambiar en el 2004 cuando Mickelson finalmente empezó a ganar los Masters. Allí se inició una etapa de tres años en que los dos se alzaron con seis de los doce títulos grandes.

En el 2005 Woods ganó el Masters y el Abierto Británico, mientras Mickelson cerró el año con una victoria en el PGA. Al año siguiente, Mickelson conquistó otra chaqueta verde (y debió haber ganado el Abierto de Estados Unidos, a no ser por una falla inesperada en el hoyo 72), mientras Woods se llevó el PGA.

Las cosas se enfriaron algo en los últimos años cuando Woods atravesó sus problemas familiares bien documentados y Mickelson sobrellevó una racha de seis años con un solo título importante, el Masters del 2010. Como Mickelson se acercaba a los 40 años y Woods se esforzaba por recuperar su forma y ordenar su vida, pareció como que la rivalidad se desdibujaba.

Pero no es así. Woods ha recuperado su primer lugar en el escalafón mundial con más victorias en el circuito PGA (8) que todos los demás en los últimos dos años. Y Mickelson ha solucionado un par de problemas en su juego de tal modo que ahora considera que ha mejorado su golf.

El domingo se verá si el número uno y el número dos ratifican sus condiciones en la jornada final del último torneo grande del año.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida